Ante todo, rogad por todos los hombres

Predicador: Carlos Mendivelso

 Exhorto, pues, ante todo que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias por todos los hombres; por los reyes y por todos los que están en autoridad, para que podamos vivir una vida tranquila y sosegada con toda piedad y dignidad. Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al pleno conocimiento de la verdad. Porque hay un solo Dios, y también un solo mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús hombre, quien se dio a sí mismo en rescate por todos, testimonio dado a su debido tiempo. (1 Timoteo 2.1-6)

 

Hoy, en medio de tantas crisis en el país, se nos recuerda que como creyentes tenemos un llamado a participar en oración en primera instancia, por sobre cualquiera de las otras alternativas de participación que tenemos como ciudadanos. Especialmente a la luz de que somos ciudadanos del Reino y todo lo que esto implica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *