Cómo debemos correr la carrera de la Fé

Si quieres apoyar nuestra obra puedes hacer tus donaciones aquí donacion

 Predicador: Carlos Mendivelso

Hebreos 11:39 – 12:3

El gran Restaurador

Predicador: Ronald Orozco

Fecha: 2 de Noviembre

2 Corintios 5: 16-21

Estaríamos dispuestos a restaurar la bicicleta le regalamos a nuestro amigo y no valoro para regresársela  y que la disfrute?

En los siguientes puntos puntos vamos a ver como el ser humano fue creado para vivir en relación con Dios, con el prójimo y con la naturaleza y como se desarrolla esta relación.

1. La creación
2. La caída
3. La redención
4. La restauración

Marcas del evangelio en Filipenses: evangelio verdadero

Fecha: 19 de enero

Predicador: Carlos Mendivelso

Hasta en las mejores familas – En ti serán benditas las familias de la tierra

Predicador: Carlos Mendivelso

El matrimonio, la realidad  tan preciosa de las escrituras que se registra desde los orígenes, lo que significa la unión de un hombre y una mujer para recibir la bendición de Dios para su vida.

Determinadas situaciones pueden destruir un hogar, a tal punto que nos llevan a pensar ¿para que el matrimonio?.. Pero te invitamos a que mejor hagamos está pregunta ¿a quién escuchare en los tiempos de crisis matrimonial? A lo mejor tendrás muchos amigos que te dirán que lo dejes, al no comprender los misterios espirituales del reino, pero lo mejor es saber qué es lo que piensa Dios del matrimonio. Veamos a través de las escrituras que opina el Señor acerca de esto.

Hasta en las mejores familias – Solteros y Casados

Predicador: Carlos Mendivelso

“Paso ahora a los asuntos que me plantearon por escrito: «Es mejor no tener relaciones sexuales.» Pero en vista de tanta inmoralidad, cada hombre debe tener su propia esposa, y cada mujer su propio esposo. El hombre debe cumplir su deber conyugal con su esposa, e igualmente la mujer con su esposo. La mujer ya no tiene derecho sobre su propio cuerpo, sino su esposo. Tampoco el hombre tiene derecho sobre su propio cuerpo, sino su esposa”.                                                                                        NVI  1 Cor 7:1-4

Son dos cosas que menciona el texto: Matrimonio y Soltería, ambos comunes en nuestra iglesia.

Corinto estaba pasando por un problema de inmoralidad sexual… era un asunto de ciudad… la inmoralidad sexual había permeado la cultura de una generación; de allí el “tono” de Pablo en su carta, cuando habla de “inmoralidad” se refiere al mismo término que da origen a la palabra pornografía – por eso Pablo insiste en que cada uno se quede como está, no a “medias tintas” con relaciones “pasajeras” o de “rato” para los solteros, sin dejar de advertir  que el matrimonio también es santo, pero ¡¡¡CUIDADO!!! que no se debe poner por encima de Dios. Cuidado con idolatrar el matrimonio es el mensaje para los casados.

Finalmente Pablo dice a casados y solteros que “nos queda poco tiempo” (Verso 29) porque Cristo viene pronto. La pregunta es ¿Que sabes tu cuando viene el Señor?, ¿Cómo estás viviendo?, ¿Está Dios por encima de tu matrimonio? o ¿Por encima de tu independencia y libertad como soltero?

El fin de la soltería o del matrimonio no es más que el de glorificar a Dios, soltero, casado, viudo o separado YA ESTÁS COMPLETO EN CRISTO y en ello se nos ha concedido el privilegio de glorificarle. Cada uno ya tiene una relación no hay nada más que haga falta para estar completo, vive intensamente de tu  relación con Dios.

No confies en ti mismo…

Predicador: Carlos Mendivelso

A algunos que, confiando en sí mismos, se creían justos y que despreciaban a los demás, Jesús les contó esta parábola: 10 «Dos hombres subieron al *templo a orar; uno era *fariseo, y el otro, *recaudador de impuestos. 11 El fariseo se puso a orar consigo mismo: “Oh Dios, te doy gracias porque no soy como otros hombres —ladrones, malhechores, adúlteros— ni mucho menos como ese recaudador de impuestos. 12 Ayuno dos veces a la semana y doy la décima parte de todo lo que recibo.” 13 En cambio, el recaudador de impuestos, que se había quedado a cierta distancia, ni siquiera se atrevía a alzar la vista al cielo, sino que se golpeaba el pecho y decía: “¡Oh Dios, ten compasión de mí, que soy pecador!”
14 »Les digo que éste, y no aquél, volvió a su casa *justificado ante Dios. Pues todo el que a sí mismo se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.»

NVI Lucas 18:9-14

Se nos ha enseñado a  confiar en nuestras propias capacidades, en lo que podemos hacer, en lo que podemos controlar.. nos dicen: “Tú eres el límite”; “¡¡confía en ti y lo lograrás!!” …pero el ser humano se ha demostrado a sí mismo que no se puede confiar en él. Por otra parte encontramos a personas que confían tanto en sí mismas que se creen con el derecho  de despereciar a otros en “quienes no confían”, que tal vez “no pueden hacerlo como ellos”….

Cuando te comparas con otros, pretendes conocer “Tu medida”, pero hoy, el predicador nos invita a compararnos con Cristo; así veremos qué medida de Él tenemos en nosotros; cuando te comparas con Jesús, entiendes cuan pecador o que tan justo eres… o si más bien eres de quienes se comparan con lo “más grandes” y te sientes “pequeño”.. te invito a que descubras la grandeza de Cristo en tí… El mensaje de hoy nos enseña que no debemos confiar en nosotros mismos. Por el contrario, nuestra confianza en nosotros estorba al plan de Dios. Más bien confía en lo que Dios tiene planeado para tí y lo que Él hará contigo!!!