Hasta en las mejores familias – Solteros y Casados

Predicador: Carlos Mendivelso

“Paso ahora a los asuntos que me plantearon por escrito: «Es mejor no tener relaciones sexuales.» Pero en vista de tanta inmoralidad, cada hombre debe tener su propia esposa, y cada mujer su propio esposo. El hombre debe cumplir su deber conyugal con su esposa, e igualmente la mujer con su esposo. La mujer ya no tiene derecho sobre su propio cuerpo, sino su esposo. Tampoco el hombre tiene derecho sobre su propio cuerpo, sino su esposa”.                                                                                        NVI  1 Cor 7:1-4

Son dos cosas que menciona el texto: Matrimonio y Soltería, ambos comunes en nuestra iglesia.

Corinto estaba pasando por un problema de inmoralidad sexual… era un asunto de ciudad… la inmoralidad sexual había permeado la cultura de una generación; de allí el “tono” de Pablo en su carta, cuando habla de “inmoralidad” se refiere al mismo término que da origen a la palabra pornografía – por eso Pablo insiste en que cada uno se quede como está, no a “medias tintas” con relaciones “pasajeras” o de “rato” para los solteros, sin dejar de advertir  que el matrimonio también es santo, pero ¡¡¡CUIDADO!!! que no se debe poner por encima de Dios. Cuidado con idolatrar el matrimonio es el mensaje para los casados.

Finalmente Pablo dice a casados y solteros que “nos queda poco tiempo” (Verso 29) porque Cristo viene pronto. La pregunta es ¿Que sabes tu cuando viene el Señor?, ¿Cómo estás viviendo?, ¿Está Dios por encima de tu matrimonio? o ¿Por encima de tu independencia y libertad como soltero?

El fin de la soltería o del matrimonio no es más que el de glorificar a Dios, soltero, casado, viudo o separado YA ESTÁS COMPLETO EN CRISTO y en ello se nos ha concedido el privilegio de glorificarle. Cada uno ya tiene una relación no hay nada más que haga falta para estar completo, vive intensamente de tu  relación con Dios.