De camino a Emaus – ¿Acaso arde tu corazón?

Predicador: Carlos Mendivelso

25 —¡Qué torpes son ustedes —les dijo—, y qué tardos de corazón para creer todo lo que han dicho los profetas! 26 ¿Acaso no tenía que sufrir el *Cristo estas cosas antes de entrar en su gloria? …30 Luego, estando con ellos a la mesa, tomó el pan, lo bendijo, lo partió y se lo dio. 31 Entonces se les abrieron los ojos y lo reconocieron, pero él desapareció. 32 Se decían el uno al otro: —¿No ardía nuestro corazón mientras conversaba con nosotros en el camino y nos explicaba las Escrituras? 33 Al instante se pusieron en camino y regresaron a Jerusalén. Allí encontraron a los once y a los que estaban reunidos con ellos. 34 «¡Es cierto! —decían—. El Señor ha resucitado y se le ha aparecido a Simón.»

Tal vez andes cabizbajo igual que los dos hombres que iban de camino a Emaús; si bien eran discípulos parecía que aún no entendían el propósito de Dios con la muerte y resurrección de Cristo, tal vez a lo mejor ni entiendas el propósito de Dios al llamarte y sea  más evidente la presencia de un problema o dificultad  que la misma presencia viva de Cristo: así se veían estos dos hombres, desconocían completamente la resurrección de Cristo, lo daban por muerto; y Jesús mismo vino a restaurar sus vidas con la palabra, así  empezó a arder sus corazones la palabra  mientras Jesús les explicaba.

¿Arde tu corazón por la palabra de Dios?, o ¿estás cabizbajo como de camino a Emaús?. Que nuestro Dios todo poderoso haga arder tu corazón con su palabra, ahora tu parte es buscarla. Reflexiona sobre qué cosas deben resucitar también en ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *