El orgullo, una bestia insaciable

Predicador: Janeth Guerrero

“Aquella persona era como el gallo,  quien pensaba que el sol salía para oírla cantar”

(G. Elliot)

En el segundo libro de los reyes, en el capítulo cinco, encontramos una historia en la que nos reflejamos, una historia que nos habla del orgullo, el manejo del poder y los poderosos. Esta es la historia de Naamán, un hombre poderoso, que estaba en la cima del poder, la fama y la riqueza, pero que tenía un problema, era leproso.

La historia de Naamán que veremos hoy nos muestra tres cosas sobre el orgullo:

  1. La clase de persona que son los orgullosos. Sus valores, su forma de tratar y ver el mundo.
  2. El trato que Dios le da a los orgullosos. Dios no se vale de los medios y recursos de los orgullosos, él obra soberanamente.
  3. La clase de personas en las que Dios convierte a los orgullosos. Dios transforma corazones orgullosos en corazones de siervos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *