Jesus y los discípulos ante la tormenta

Predicador: Carlos Mendivelso

22 Un día subió Jesús con sus discípulos a una barca.—Crucemos al otro lado del lago —les dijo.Así que partieron, 23 y mientras navegaban, él se durmió. Entonces se desató una tormenta sobre el lago, de modo que la barca comenzó a inundarse y corrían gran peligro.24 Los discípulos fueron a despertarlo.—¡Maestro, Maestro, nos vamos a ahogar! —gritaron. Él se levantó y reprendió al viento y a las olas; la tormenta se apaciguó y todo quedó tranquilo.25 —¿Dónde está la fe de ustedes? —les dijo a sus discípulos. Con temor y asombro ellos se decían unos a otros: «¿Quién es éste, que manda aun a los vientos y al agua, y le obedecen?» Lucas 8:22-25

A veces parece que la angustia con la que encaramos un problema es precisamente más grande que la dificultad en sí misma. Eso habla mucho de nuestra  fe, y ese es precisamente el tema del sermón de hoy, cómo es nuestra fe al enfrentar una crisis.

El predicador nos dice que Jesús no ofrece un viaje sin “turbulencias”, o un camino sin “piedras”, pero si asegura que llegaremos a salvo a donde él quiere llevarnos (si es que decidimos creerle y seguirlo). Él nos ofrece un plan de viaje dónde seguramente habrá tormentas, pero nos asegura que estaremos a salvo y llegaremos a destino con él.

Aunque la “tormenta” nos haga creer que Jesús está dormido, la verdad es que esto no afecta su presencia junto a nosotros ni cambia su plan de cuidarnos y llevarnos a puerto seguro. Si estás enfrentando una prueba, una crisis, una tormenta, la pregunta es ¿dónde está  puesta tu fe?, esta es la reflexión a la que nos invita el predicador hoy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *