Apuntes para una teología bíblica de la Belleza

Predicador: Milton Acosta

Bebe el agua de tu propio pozo, el agua que fluye de tu propio manantial.
16 ¿Habrán de derramarse tus fuentes por las calles y
tus corrientes de aguas por las plazas públicas?
17 Son tuyas, solamente tuyas, y no para que las compartas con extraños.
18 ¡Bendita sea tu fuente! ¡Goza con la esposa de tu juventud!
19 Es una gacela amorosa, es una cervatilla encantadora.
¡Que sus pechos te satisfagan siempre! ¡Que su amor te cautive todo el tiempo! . Proverbios 15:15-19

En este episodio, hablaremos sobre la belleza, más allá de la estética y la atracción corporal, el predicador explica cómo la belleza es concebida por  Dios desde la creación, en génesis 1:31: “miró todo lo que había hecho, y consideró que era muy bueno”, la expresión  “muy bueno” traducido originalmente puede interpretarse como muy bello. sin embargo algunos intereses comerciales del consumo y los medios de comunicación, nos presentan un concepto efímero y netamente estético sobre la apreciación de la belleza. En este podcast aprendemos los siguiente sobre la belleza a la luz de la palabra de Dios:

  • Las evaluaciones estéticas tienen su lugar y un grado de objetividad… lo que alguien pueda apreciar como un traste viejo, para otro que sabe de arte puede ser una invaluable escultura que ilustra el pensamiento del creador.
  • La belleza y la gloria de la creación son una invitación a la creatividad del ser humano; tenemos la capacidad de crear cosas hermosas, hace parte de nuestra naturaleza, como creación de Dios a su imagen y semejanza.
  • Nuestra creatividad puede ser objeto de abuso de la belleza (Ezequiel 16:14-15), aunque fuimos creados a la imagen y semejanza de Dios, nuestra condición de pecado también nos “dota” de la capacidad de corromper. Todo lo bueno puede pervertirse, pero eso no lo hace malo, es la perversión de lo malo en sí lo que lo condena … la belleza puede seducir para lo malo y también puede motivar para lo bueno.

Así es cierto que cultivar el gusto por la belleza, la estética y el arte, deja de ser una opción y se convierte en una necesidad para nuestro crecimiento como personas a la imagen y semejanza de Dios… Todos somo llamados a ser virtuosos, excelentes … nuestro “arte” o trabajo debe glorificar a Dios… Para esto fuimos creados!!!!