Venimos a Adorarle

Predicador: Carlos Mendivelso

 Después de que Jesús nació en Belén de Judea en tiempos del rey Herodes, llegaron a Jerusalén unos sabios procedentes del Oriente.—¿Dónde está el que ha nacido rey de los judíos? —preguntaron—. Vimos levantarse[b] su estrella y hemos venido a adorarlo.Cuando lo oyó el rey Herodes, se turbó, y toda Jerusalén con él. Así que convocó de entre el pueblo a todos los jefes de los sacerdotes y *maestros de la ley, y les preguntó dónde había de nacer el *Cristo. —En Belén de Judea —le respondieron—, porque esto es lo que ha escrito el profeta: »“Pero tú, Belén, en la tierra de Judá,    de ninguna manera eres la menor entre los principales de Judá; porque de ti saldrá un príncipe que será el pastor de mi pueblo Israel.” Luego Herodes llamó en secreto a los sabios y se enteró por ellos del tiempo exacto en que había aparecido la estrella. Los envió a Belén y les dijo: —Vayan e infórmense bien de ese niño y, tan pronto como lo encuentren, avísenme para que yo también vaya y lo adore. Después de oír al rey, siguieron su camino, y sucedió que la estrella que habían visto levantarse iba delante de ellos hasta que se detuvo sobre el lugar donde estaba el niño. 10 Al ver la estrella, se llenaron de alegría. 11 Cuando llegaron a la casa, vieron al niño con María, su madre; y postrándose lo adoraron. Abrieron sus cofres y le presentaron como regalos oro, incienso y mirra. 12 Entonces, advertidos en sueños de que no volvieran a Herodes, regresaron a su tierra por otro camino.
Mateo 2: 1-12 NVI

Cómo aplicar la biblia a la vida diara

Predicador: Carlos Mendivelso

La *ley del Señor es perfecta:
infunde nuevo *aliento.
El mandato del Señor es digno de confianza:
da sabiduría al *sencillo.
8 Los preceptos del Señor son rectos:
traen alegría al *corazón.
El mandamiento del Señor es claro:
da luz a los ojos.
9 El temor del Señor es puro:
permanece para siempre.
Las sentencias del Señor son verdaderas:
todas ellas son justas.
10 Son más deseables que el oro,
más que mucho oro refinado;
son más dulces que la miel,
la miel que destila del panal.
NVI Salmo 19:7-10

 

En este episodio, el predicador nos explica de manera pragmática cómo aplicar la biblia a nuestra vida cotidiana, y hace la siguiente reflexión: será cierto que ¿es más deseable la palabra de Dios que cien millones de pesos?, o ¿será más deliciosa que un buen arequipe, o quizá el postre que más le guste a usted? – eso es precisamente lo que dice el salmista –  al parecer él había experimentado el valor de la palabra de Dios y degustados su dulzura, al punto de expresarlo en este salmo.

En este sermón puedes comprender cómo empezar a aplicar la palabra de Dios en tu vida diaria, y en la medida que experimentes su poder transformador, entonces no sólo entenderás lo que dice el salmista sino que estarás de acuerdo en contarlo a otros.

Hasta en las mejores familas – En ti serán benditas las familias de la tierra

Predicador: Carlos Mendivelso

El matrimonio, la realidad  tan preciosa de las escrituras que se registra desde los orígenes, lo que significa la unión de un hombre y una mujer para recibir la bendición de Dios para su vida.

Determinadas situaciones pueden destruir un hogar, a tal punto que nos llevan a pensar ¿para que el matrimonio?.. Pero te invitamos a que mejor hagamos está pregunta ¿a quién escuchare en los tiempos de crisis matrimonial? A lo mejor tendrás muchos amigos que te dirán que lo dejes, al no comprender los misterios espirituales del reino, pero lo mejor es saber qué es lo que piensa Dios del matrimonio. Veamos a través de las escrituras que opina el Señor acerca de esto.

No confies en ti mismo…

Predicador: Carlos Mendivelso

A algunos que, confiando en sí mismos, se creían justos y que despreciaban a los demás, Jesús les contó esta parábola: 10 «Dos hombres subieron al *templo a orar; uno era *fariseo, y el otro, *recaudador de impuestos. 11 El fariseo se puso a orar consigo mismo: “Oh Dios, te doy gracias porque no soy como otros hombres —ladrones, malhechores, adúlteros— ni mucho menos como ese recaudador de impuestos. 12 Ayuno dos veces a la semana y doy la décima parte de todo lo que recibo.” 13 En cambio, el recaudador de impuestos, que se había quedado a cierta distancia, ni siquiera se atrevía a alzar la vista al cielo, sino que se golpeaba el pecho y decía: “¡Oh Dios, ten compasión de mí, que soy pecador!”
14 »Les digo que éste, y no aquél, volvió a su casa *justificado ante Dios. Pues todo el que a sí mismo se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.»

NVI Lucas 18:9-14

Se nos ha enseñado a  confiar en nuestras propias capacidades, en lo que podemos hacer, en lo que podemos controlar.. nos dicen: “Tú eres el límite”; “¡¡confía en ti y lo lograrás!!” …pero el ser humano se ha demostrado a sí mismo que no se puede confiar en él. Por otra parte encontramos a personas que confían tanto en sí mismas que se creen con el derecho  de despereciar a otros en “quienes no confían”, que tal vez “no pueden hacerlo como ellos”….

Cuando te comparas con otros, pretendes conocer “Tu medida”, pero hoy, el predicador nos invita a compararnos con Cristo; así veremos qué medida de Él tenemos en nosotros; cuando te comparas con Jesús, entiendes cuan pecador o que tan justo eres… o si más bien eres de quienes se comparan con lo “más grandes” y te sientes “pequeño”.. te invito a que descubras la grandeza de Cristo en tí… El mensaje de hoy nos enseña que no debemos confiar en nosotros mismos. Por el contrario, nuestra confianza en nosotros estorba al plan de Dios. Más bien confía en lo que Dios tiene planeado para tí y lo que Él hará contigo!!!

De camino a Emaus – ¿Acaso arde tu corazón?

Predicador: Carlos Mendivelso

25 —¡Qué torpes son ustedes —les dijo—, y qué tardos de corazón para creer todo lo que han dicho los profetas! 26 ¿Acaso no tenía que sufrir el *Cristo estas cosas antes de entrar en su gloria? …30 Luego, estando con ellos a la mesa, tomó el pan, lo bendijo, lo partió y se lo dio. 31 Entonces se les abrieron los ojos y lo reconocieron, pero él desapareció. 32 Se decían el uno al otro: —¿No ardía nuestro corazón mientras conversaba con nosotros en el camino y nos explicaba las Escrituras? 33 Al instante se pusieron en camino y regresaron a Jerusalén. Allí encontraron a los once y a los que estaban reunidos con ellos. 34 «¡Es cierto! —decían—. El Señor ha resucitado y se le ha aparecido a Simón.»

Tal vez andes cabizbajo igual que los dos hombres que iban de camino a Emaús; si bien eran discípulos parecía que aún no entendían el propósito de Dios con la muerte y resurrección de Cristo, tal vez a lo mejor ni entiendas el propósito de Dios al llamarte y sea  más evidente la presencia de un problema o dificultad  que la misma presencia viva de Cristo: así se veían estos dos hombres, desconocían completamente la resurrección de Cristo, lo daban por muerto; y Jesús mismo vino a restaurar sus vidas con la palabra, así  empezó a arder sus corazones la palabra  mientras Jesús les explicaba.

¿Arde tu corazón por la palabra de Dios?, o ¿estás cabizbajo como de camino a Emaús?. Que nuestro Dios todo poderoso haga arder tu corazón con su palabra, ahora tu parte es buscarla. Reflexiona sobre qué cosas deben resucitar también en ti.

El Sermón del Monte PVIII – Ojo por Ojo…

Ustedes han oído que se dijo: “Ojo por ojo y diente por diente.” Pero yo les digo: No resistan al que les haga mal. Si alguien te da una bofetada en la mejilla derecha, vuélvele también la otra. Si alguien te pone pleito para quitarte la capa, déjale también la *camisa.  Si alguien te obliga a llevarle la carga un kilómetro, llévasela dos. Al que te pida, dale; y al que quiera tomar de ti prestado, no le vuelvas la espalda. Mateo 5:38-42.

Predicador: Carlos Mendivelso

En este episodio aprendemos que Jesus hace un cambio de paradigma, muestra una manera diferente de hacer las cosas-No pelees ni te vengues, “cede” -; Jesus expone un nuevo reglamento en un nuevo reino: ¡Su reino!, Si bien la ley es perfecta, en  gran manera estaba desviada del propósito de Dios y pareciera que las prácticas del pueblo obedecían al amaño e interpretación que hacían los doctos de la ley en aquel entonces; por eso Jesus insistía en su discurso: “Oyeron que fue dicho… pero yo les digo”. Este episodio aprendemos sobre aquello de “ojo por ojo, diente por diente…”, y nos invita a ser perfectos, maduros, completos, aquellos capaces de amar al enemigo, tal como lo enseña Jesus: Cuando nosotros éramos enemigos de Dios  por nuestros pecados,  fuimos amados por quien cedió sus derechos a fin de justificarnos, precioso salvador que cede por amor a nosotros.  (Rom. 5:10-11).

El Sermón del Monte PVII – Los juramentos

También han oído que se dijo a sus antepasados: “No faltes a tu juramento, sino cumple con tus promesas al Señor.” Pero yo les digo: No juren de ningún modo: ni por el cielo, porque es el trono de Dios; ni por la tierra, porque es el estrado de sus pies; ni por Jerusalén, porque es la ciudad del gran Rey. Tampoco jures por tu cabeza, porque no puedes hacer que ni uno solo de tus cabellos se vuelva blanco o negro. Cuando ustedes digan “sí”, que sea realmente sí; y cuando digan “no”, que sea no. Cualquier cosa de más, proviene del maligno. (Mat 5:33-37).

Predicador: Carlos Mendivelso.

Decir la verdad puede meternos en problemas, pero decir mentiras es aún peor. Con esta frase comienza su exposición Carlos Mendivelso sobre este tema tan delicado y lleno de controversias. Este pasaje forma parte de esa serie de correcciones que Jesús hace a las tradiciones judías que los maestros de la ley habían puesto como pretextos para justificarse a si mimos.

Desde la antigüedad necesitamos hacer juramentos para confirmar nuestra palabra, necesitamos esta confirmación porque no somo fiables. Por naturaleza somos mentirosos, o en el mejor de los casos tenemos tendencia a distorsionar la verdad, tenemos un corazón engañoso, tal como lo atestiguan las Escrituras. Cuando Jesús dice estas palabras es para llevarnos a:

  1. Enfrentarnos con la realidad de la falta de integridad de los fariseos y de nosotros mismos, que llevan a crear tradiciones que tergiversan el mandamiento, y que justifican y excusan la falta de integridad.
  2. Confrontarnos con nuestra necesidad de ser íntegros, de decir la verdad y mantenernos en ella.
  3. Hacernos ver que la mentira destruye, corrompe y daña las relaciones.

Este mensaje de Jesús tiene por objetivo también:

  • Corregir la mentira de nuestra vida, hacernos ver que no necesitamos testigos o juramentos para confirmar nuestra palabra porque ya tenemos a Dios de testigo.
  • Recordarnos que debemos ser veraces, tener una palabra firme. Nuestra posición debería ser de si y de no, tal como nos lo recordó Jesús.

La reflexión final es un llamado a identificarnos con la verdad, con el único que nos puede hacer veraces, él único que nos puede guiar por el camino de la integridad: Jesucristo.

 

El Sermón del Monte PIII – ¡Ya eres sal y luz!

“Ustedes son la sal de la tierra. Pero si la sal se vuelve insípida, ¿cómo recobrará su sabor? Ya no sirve para nada, sino para que la gente la deseche y la pisotee. Ustedes son la luz del mundo. Una ciudad en lo alto de una colina no puede esconderse. Ni se enciende una lámpara para cubrirla con un cajón. Por el contrario, se pone en la repisa para que alumbre a todos los que están en la casa. Hagan brillar su luz delante de todos, para que ellos puedan ver las buenas obras de ustedes y alaben al Padre que está en el cielo.”
(Mat 5:13-16)

Predicador: Carlos Mendivelso

Continuamos con la serie del sermón del monte, y nuevamente se nos recuerda lo que ya somos en el Reino a través de dos ilustraciones: la sal y la luz.

A través de estas dos comparaciones, El Señor nos habla de dos de las características que deben definir a todo discípulo: nuestra identidad y nuestro propósito.

Identidad: Cuando se nos compara con la sal y la luz, no se nos dice lo que debemos ser, sino que se nos dice lo que ya somos: Ustedes son la sal… son la luz… No partimos en nuestra vida cristiana para ser algo, ¡Ya los somos! En el Reino tenemos una identidad.

Propósito: La sal tiene una función importante: evita la corrupción, preserva. Y de igual forma, la luz aleja la oscuridad, disipa las tinieblas. Ya sea como un agente preservativo, o como luz, estamos llamados a ser visibles, activos, no nos podemos esconder, ni individualmente ni como cuerpo.

Por último, tenemos que entender que para ser sal y luz tenemos que acercarnos a la fuente que nos da ese sabor, a la fuente que hace que reflejemos la luz: a Dios mismo.

El Sermón del Monte I – Serie de predicaciones

 1 Cuando vio a las multitudes, subió a la ladera de una montaña y se sentó. Sus discípulos se le acercaron,2 y tomando él la palabra, comenzó a enseñarles diciendo:
Mateo(5:1)

Carlos Mendivelso
Serie- El sermón del Monte

Tal vez vayas a necesitar un separa-libros para esta época, y tendrás que ubicarlo en los capítulos 5,6 y 7 del evangelio según San Mateo. Así introduce el predicador Carlos Mendivelso esta nueva serie de predicaciones sobre el sermón del monte. En el podcast de hoy, el predicador plantea 3 preguntas sobre el conocidísimo sermón del monte:

1. ¿Qué contiene el sermón del monte?
2. ¿Por qué estudiar el sermón del Monte?
3. ¿Para quién es el sermón del monte?

Piensa por un momento que puedes comprar un “paquete de turista” al reino de los cielos, con un completo tour incluido que te permita conocer de cerca tan maravillo reino; ¡pues aquí lo tienes!, es el sermón del monte donde nos encontramos con Cristo y tenemos una descripción de la vida en el reino de Dios. Te invito entonces a que no seas turista si no ciudadano de este reino, permite que Cristo reine en tu corazón y ponte en primera fila como los discípulos en el sermón del monte, quienes además de un sermón auscultaron el corazón del señor y disfrutaron de su compañía.

El relato bíblico de la primera navidad

Predicador. Carlos Mendivelso.

Es acostumbrado en este tiempo decembrino obsequiar  tarjetas de navidad, y en ellas es muy común ver pesebres, e ilustraciones  sobre el nacimiento de Jesús en Belén, y son estas imágenes las que usa el predicador en este episodio para cuestionar si realmente ¿fue así la primera  navidad de la historia?, por el contrario en un contexto político desalentador,con un milagro en el vientre de María que para otros  podría ser una deshonra (una virgen en embarazo), lo único que tenían  a que  aferrarse era a la esperanza que tenían por el nacimiento del mesías.

Es en este cuadro, que el predicador Carlos Mendivelso  contrasta la navidad moderna con la navidad que vivieron José y Maria en el  pesebre; por un lado hoy se acostumbra más a las reuniones y los regalos, se enfatiza en el gasto y el comercio, algunos, de buena intención comparten con otros menos favorecidos el privilegio de regalar un Juguete, una prenda de vestir o hasta un mercado, sin embargo se obvia la verdadera razón para celebrar la navidad: El nacimiento del salvador. Si miramos de cerca la primera navidad conforme a la palabra de Dios, encontramos en el pesebre 3 aspectos fundamentales a los que se nos invita en este mensaje:

  • Humildad: En la manera en que Jesus siendo Dios mismo, se hizo hombre y obedeció hasta la muerte, si Jesus siendo Dios fue capaz de levantarse temprano a orar, ¿por qué nos cuenta tanto algunos? (y esto es sólo un ejemplo de humildad), ¿será acaso muestra de orgullo en nuestro corazón?
  • Confianza en Dios: María y José creyeron y se aferraron a la esperanza que Dios daba a sus corazones, ello nos enseña el significado de confiar en Dios. No importa cual sea tu situación, CONFIA EN DIOS!
  • Adoración: Toda la navidad está llena de adoración, desde el cántico de María, los ángeles que le aparecieron a los pastores cantaban <<Gloria a Dios en las alturas>> (Luc 2:14), e incluso Simeón que exclamo cuando tomó al niño en sus brazos: <<Porque han visto mis ojos tu salvación>> (Luc 2:30).

Sea pues esta navidad ocasión para celebrar la esperanza que ha nacido en nuestros corazones, que la Humildad, la confianza en Dios y la adoración sean el propósito de esta
época antes que la fiesta y gasto. Te invito que vivas esta navidad conforme lo  hizo nuestro señor Jesucristo quien fue humilde, confió en Dios  y  su vida misma !fue adoración!.