El secreto de dar con gozo: la comunidad y la generosidad

Predicador: Carlos Mendivelso

Fecha: 30 de marzo

Sobrevino temor a toda persona; y muchos prodigios y señales eran hechas por los apóstoles. Todos los que habían creído estaban juntos y tenían todas las cosas en común; vendían todas sus propiedades y sus bienes y los compartían con todos, según la necesidad de cada uno. Día tras día continuaban unánimes en el templo y partiendo el pan en los hogares, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios y hallando favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día al número de ellos los que iban siendo salvos. (Hechos 2.43-47, LBLA)

Este pasaje nos habla de seis marcas que muestra una comunidad centrada en Dios y en su Palabra, y que nos sirven de ejemplo e inspiración para vivir como iglesia generosa ante un mundo necesitado. Dichas marcas son:

  1. La Palabra como centro de la vida de la comunidad.
  2. Intimidad con Dios y con los hermanos.
  3. Adoración como parte de la vida.
  4. Generosidad.
  5. Evangelización, la proclamación del Reino.
  6. Servicio, cuidado mutuo y hacia los necesitados.

Cuando Jesús viene a casa: la cena que lo cambió todo

Predicador: Carlos Mendivelso.

Texto: Lucas 22.1-32.

Cuando llegó la hora, se sentó a la mesa, y con El los apóstoles, y les dijo: Intensamente he deseado comer esta Pascua con vosotros antes de padecer; porque os digo que nunca más volveré a comerla hasta que se cumpla en el reino de Dios. (Luc. 22.14-16, LBLA).

 

El significado de la Pascua, reflejado en la santa cena, es Jesús presentándose como el cordero, el salvador, es el recuerdo del éxodo que nos da la libertad del pecado.

Y esta libertad nos permite contar nueva historia sobre nuestras vidas, y es solamente en Jesús que podemos comprender toda la historia.

Jesús nos enseña un nuevo diseño de familia, de comunidad. En esta nueva familia se tiene la sangre del cordero. Él nos muestra que esta familia es trascendental, es eterna. Es la familia de los hermanos en fe. Esta comunidad es diferente en sus valores y prioridades, en ella el que se ve como mayor debe comportarse como el menor y el que manda como el que sirve, este es el reino que Jesús nos deja.

¿Nos cuesta relacionarnos con otros hermanos en la comunidad?

cada uno de nosotros tenemos una idea distinta de comunidad, según nuestros propios ideales. Pero la idea que realmente vale la pena es la que Jesús mismo modelo ante nosotros, la de una comunidad en la que él siempre está en medio de las relaciones.

Por eso, la santa cena es el recordatorio de lo que Jesús quiere para nosotros como comunidad, que en todo momento tengamos intimidad y comunión, no solo con él, sino a través de él con los demás.

Comunión en la verdadera fe

Predicador: Mauricio Borrero

Éste es el mensaje que hemos oído de él y que les anunciamos: Dios es luz y en él no hay ninguna oscuridad. Si afirmamos que tenemos comunión con él, pero vivimos en la oscuridad, mentimos y no ponemos en práctica la verdad. Pero si vivimos en la luz, así como él está en la luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de su Hijo Jesucristo nos limpia de todo pecado.  Si afirmamos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y no tenemos la verdad. Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad.  Si afirmamos que no hemos pecado, lo hacemos pasar por mentiroso y su palabra no habita en nosotros. Mis queridos hijos, les escribo estas cosas para que no pequen. Pero si alguno peca, tenemos ante el Padre a un intercesor, a Jesucristo, el Justo. Él es el sacrificio por el perdón de nuestros pecados, y no sólo por los nuestros sino por los de todo el mundo. ¿Cómo sabemos si hemos llegado a conocer a Dios? Si obedecemos sus mandamientos. El que afirma: «Lo conozco», pero no obedece sus mandamientos, es un mentiroso y no tiene la verdad. En cambio, el amor de Dios se manifiesta plenamente en la vida del que obedece su palabra. De este modo sabemos que estamos unidos a él: el que afirma que permanece en él, debe vivir como él vivió. (1 Juan 1:5–2:6 NVI).

¿La vida cristiana es una vida de gozo o una vida aburrida?, ¿estamos viviendo una vida de fe, o una simple religión? Hoy, Mauricio Borrero, por medio de las palabras del apóstol Juan, nos hace el llamado del evangelio a llevar vidas de santidad que no comulguen ni cedan ante el pecado y la inmoralidad, considerando tres aspectos que no podemos perder de vista:

  1. Lo que Dios es.
  2. Lo que nosotros somos.
  3. Lo que Jesús hizo.