El secreto de dar con gozo: la integridad de que da

Predicador: Carlos Mendivelso

Fecha: 23 de marzo

Porque yo, el Señor, no cambio; por eso vosotros, oh hijos de Jacob, no habéis sido consumidos… Traed todo el diezmo al alfolí, para que haya alimento en mi casa; y ponedme ahora a prueba en esto —dice el Señor de los ejércitos— si no os abriré las ventanas del cielo, y derramaré para vosotros bendición hasta que sobreabunde… Y todas las naciones os llamarán bienaventurados, porque seréis una tierra de delicias —dice el Señor de los ejércitos. (Malaquías 3.6, 10, 12. LBLA)

El libro de Malaquias es un libro que llama al pueblo de Israel a ser fiel a Dios, que los escogió y los salvó. En éste, el profeta hace un llamado especial a la integridad de los que traen sus ofrendas a Dios como muestra de su fidelidad a sus promesas.

Hoy el llamado sigue vigente para nosotros que somos su pueblo ¿Mostramos fidelidad en nuestro manejo del dinero? ¿Hay cosas en las que gastamos más dinero del necesario (en ropa, comida, diversión, etc.)? Al final, el uso que le damos a las finanzas refleja quién o qué es lo importante en nuestras vidas.

El secreto de dar con gozo: recuerda de dónde vienen las riquezas

Predicador: Carlos Mendivelso

Fecha: 09 de marzo

…Cuídate de no olvidar al Señor tu Dios dejando de guardar sus mandamientos, sus ordenanzas y sus estatutos que yo te ordeno hoy; no sea que cuando hayas comido y te hayas saciado, y hayas construido buenas casas y habitado en ellas, y cuando tus vacas y tus ovejas se multipliquen, y tu plata y oro se multipliquen, y todo lo que tengas se multiplique, entonces tu corazón se enorgullezca, y te olvides del Señor tu Dios que te sacó de la tierra de Egipto de la casa de servidumbre… (Deuteronomio 8).

Las marcas del evangelio en filipenses: dar con generosidad

Predicador: Mauricio Borrero

Fecha: 23 de febrero

En este mensaje Pablo nos habla de una generosidad que no está basada en la billetera sino en el corazón, una generosidad que hizo que una iglesia pobre suplicase por contribuir en bendecir la obra de Dios.

Donde está el tesoro está el corazón

Predicador: Carlos Mendivelso

Hay un tema que afecta profundamente al hombre, que es causa de grandes conflictos en él, que éste evita mencionar en lo posible. Nos referimos al tema de las riquezas, su manejo y las luchas que genera tener o no tener dinero.

En la Biblia este es un tema que se menciona de forma muy amplia, porque como dijo el mismo Jesús en el pasaje que se estudiará hoy:

Pues donde tengan ustedes su tesoro, allí estará también su corazón.

Hoy veremos a través de las enseñanzas de Jesús, dos actitudes hacia las riquezas:

  • La del que tiene y pone su corazón en ellas.
  • La del que no tiene y pone su corazón en su ausencia.

Estas dos actitudes, tal como lo muestra Jesús, revelan que el problema no es la riqueza en sí, sino la forma como se anhelan, acumulan y usan.

Para limpiar el corazón

Predicador: Carlos Mendivelso

Idolatría en el corazón

Predicador: Carlos Mendivelso.

Cuando escuchamos la palabra idolatría, ¿qué nos viene a la mente? ¿figuras sagradas? ¿ países como la india con más de 40 mil ídolos que adoran?

Hoy, veremos en Isaías lo que Dios nos dice de esos ídolos que no son físicos y que muchas veces no representan cosas malas o abominables a Dios, sino que nosotros mismos los volvemos malos. Al leer los capítulos 57, 58 y 59 vemos el reclamo de Isaías a un pueblo que es idolatra en lo profundo de su corazón. Idolatría que se caracteriza por dos actitudes en el corazón:

  1. Confianza en algo o alguien más que no sea el Señor. Cuando le decimos en el corazón a Dios: no eres suficiente.
  2. Temor a algo con tanta fuerza que desplaza a Dios como director de nuestra vida hasta que eso es lo que determina las decisiones. Cuando le decimos a Dios: esto es más grande que tú, por eso le obedezco y temo.

Por último Isaías nos recuerda que sólo podemos tener tres enfoques ante la idolatría:

  1. Moralizadora: hablar solo de arrepentimiento, enfocarnos solo en la conducta y el cambio de acciones.
  2. Sicológica: enfocarnos solo en el gozo y sentirnos fuertes y victoriosos en el Señor.
  3. Bíblica: es la unión de las anteriores, arrepentirnos y cambiar de conducta además de gozarnos en el Señor.