La luz del mundo

Fecha: 26 de agosto.

Predicador: Carlos Mendivelso.

Pasaje: Juan 8.12.

 Una vez más Jesús se dirigió a la gente, y les dijo: —Yo soy la luz del mundo. El que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.

En su discurso ante la multitud Jesús dice esta gran declaración que ilumina nuestra fe, y que encierra tres importantes implicaciones para nosotros:

  • Yo soy la luz, recuerda la palabra creadora de Dios, nos lleva a reflexionar que el mundo no tiene ningún tipo de luz fuera de Jesús.
  • El que me sigue, aquél que sigue a Jesús tiene la luz. El seguidor, el discípulo de Cristo no anda en tinieblas. está ne la luz de la vida.
  • El que camina en la luz conoce las bondades de la gracia de Dios en su vida.

La invitación de la gracia

Fecha: 05 de agosto de 2012

Predicador: Carlos Mendivelso

La injusticia de la gracia

Predicador: Felipe Webb

Así mismo el reino de los cielos se parece a un propietario que salió de madrugada a contratar obreros para su viñedo. Acordó darles la paga de un día de trabajo y los envió a su viñedo.  Cerca de las nueve de la mañana, salió y vio a otros que estaban desocupados en la plaza.  Les dijo: “Vayan también ustedes a trabajar en mi viñedo, y les pagaré lo que sea justo.” Así que fueron. Salió de nuevo a eso del mediodía y a la media tarde, e hizo lo mismo.  Alrededor de las cinco de la tarde, salió y encontró a otros más que estaban sin trabajo. Les preguntó: “¿Por qué han estado aquí desocupados todo el día?”  “Porque nadie nos ha contratado” , contestaron. Él les dijo: “Vayan también ustedes a trabajar en mi viñedo.” Al atardecer, el dueño del viñedo le ordenó a su capataz: “Llama a los obreros y págales su jornal, comenzando por los últimos contratados hasta llegar a los primeros.” Se presentaron los obreros que habían sido contratados cerca de las cinco de la tarde, y cada uno recibió la paga de un día.  Por eso cuando llegaron los que fueron contratados primero, esperaban que recibirían más. Pero cada uno de ellos recibió también la paga de un día. Al recibirla, comenzaron a murmurar contra el propietario. “Estos que fueron los últimos en ser contratados trabajaron una sola hora —dijeron—, y usted los ha tratado como a nosotros que hemos soportado el peso del trabajo y el calor del día.” Pero él le contestó a uno de ellos: “Amigo, no estoy cometiendo ninguna injusticia contigo. ¿Acaso no aceptaste trabajar por esa paga? Tómala y vete. Quiero darle al último obrero contratado lo mismo que te di a ti. ¿Es que no tengo derecho a hacer lo que quiera con mi dinero? ¿O te da envidia de que yo sea generoso?” Así que los últimos serán primeros, y los primeros, últimos. Mateo 20.1-16 (NVI).

Este mensaje muestra muy bien el contraste entre la gracia de Dios y nuestra justicia. Cuando Jesús habla de la gracia de Dios en este pasaje nos confronta con nuestra envidia, nuestro sentido de justicia y de injusticia.

Este mensaje nos lleva a comprender la gracia divina a través de algunas preguntas en cuya respuestas vemos nuestra naturaleza humana y nuestra necesidad de un salvador:

  1. ¿Quienes fueron invitados a trabajar en la viña?
  2. ¿Cómo se pierde la perspectiva sobre nuestra pobreza?
  3. ¿Quienes realmente son los primeros y quienes los postreros?
  4. ¿Cómo y qué nos define?
  5. ¿Cuál es la bendición más grande que Dios nos ofrece?

En las respuestas de estas y otras preguntas Felipe Webb nos recuerda que no somos medidos por las obras que hacemos, sino por la gracia que recibimos.

Elige por Fe…

“Al oírlo, Jesús se asombró de él y, volviéndose a la multitud que lo seguía, comentó:
—Les digo que ni siquiera en Israel he encontrado una fe tan grande” Lucas 7:9

En este episodio, tenemos un invitado especial, quien trae saludos de amor y paz desde Canadá.
En su mensaje de hoy, nos enseña que tenemos la posibilidad de elegir cómo Dios escogerá bendecirnos y ello dependerá de nuestra medida de Fe; en su ilustración utiliza la historia del centurión descrita en el evangelio de Lucas capitulo 7 quien literalmente ASOMBRÓ a Jesus con su Fe. De esta manera aprendemos 3 cosas:

  •  No necesariamente una Fe “poderosa” es una característica propia de un gran ministro, evangelista o apóstol, – Pedro, Juan, María e incluso Pablo tuvieron una gran Fe, sin embargo la biblia sólo describe un episodio donde Jesus se ASOMBRÓ, con la Fe de una persona.
  • La Fe es como un músculo, si no se ejercita se debilita
  • El enemigo de la Fe es el miedo, es lo único que la puede “evaporar” – ¿Cuál es tu temor?

La Fe como la gran fuerza usualmente es mejor exhibirla cuando se ejercita a menudo. Escoge cada día poner tu Fe en un Dios lleno  de Fidelidad y observa cómo llega tu bendición.

La luz de la esperanza

Predicador. Raul Rodriguez

A pesar de todo, no habrá más penumbra para la que estuvo angustiada. En el pasado Dios humilló a la tierra de Zabulón y a la tierra de Neftalí; pero en el futuro honrará a Galilea, tierra de *paganos, en el camino del mar, al otro lado del Jordán. El pueblo que andaba en la oscuridad ha visto una gran luz;sobre los que vivían en densas tinieblas la luz ha resplandecido.Tú has hecho que la nación crezca; has aumentado su alegría. Y se alegran ellos en tu presencia como cuando recogen la cosecha, como cuando reparten el botín. Ciertamente tú has quebrado, como en la derrota de Madián, el yugo que los oprimía, la barra que pesaba sobre sus hombros,  el bastón de mando que los subyugaba. Todas las botas guerreras que resonaron en la batalla, y toda la ropa teñida en sangre serán arrojadas al fuego, serán consumidas por las llamas. Porque nos ha nacido un niño, se nos ha concedido un hijo; la soberanía reposará sobre sus hombros, y se le darán estos *nombres: Consejero admirable, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de *paz. Se extenderán su soberanía y su paz, y no tendrán fin.  Isaías 9:1-7.

El predicador utiliza este texto para mostrarnos cómo Dios da esta promesa a un pueblo que estaba lejos de Èl y cuya esperanza se apagaba lentamente, un pueblo que se estaba pervirtiendo en la brujería y la adivinación… con todo y eso… Dios enciende la luz de esperanza al anunciar la llegada del Mesías, su promesa afirmaba nuevamente su amor por su pueblo y les confirma: “Yo estoy con ustedes”.

Estimado lector, no importa porqué situación estés pasando, e incluso si has pecado como lo hizo el pueblo de Israel, sólo ten presente que Dios está contigo y espera que le escuches a Él antes que busques una receta en otra persona o táctica humana, Dios sólo te pide que le creas . Así es el mensaje de este podcast conforme lo dice Isaías: Dios está con nosotros.y “El pueblo que andaba en la oscuridad ha visto una gran luz; sobre los que vivían en densas tinieblas la luz ha resplandecido”.

No importa cómo estés acabando el año, siempre ten presente la dirección de Dios antes que cualquier cosa… y no dejes que la oscuridad y el frío del mundo apaguen la esperanza que Jesus ha encendido en nuestros corazones, hoy Dios nos dice: No temas, yo estoy contigo!

Advertencia contra el adulterio

Predicador. Theo Donner

 El mandamiento es una lámpara, la enseñanza es una luz, y la disciplina es el camino a la vida.Te protegerán de la mujer malvada,  de la mujer ajena y de su lengua seductora. 
No abrigues en tu corazón deseos por su belleza,  ni te dejes cautivar por sus ojos,  pues la ramera va tras un pedazo de pan,  pero la adúltera va tras el hombre que vale.  
¿Puede alguien echarse brasas en el pecho  sin quemarse la ropa?
¿Puede alguien caminar sobre las brasas  sin quemarse los pies?  Pues tampoco quien se acuesta con la mujer ajena  puede tocarla y quedar impune. Prov. 6:23-29.

En este episodio no explicaremos porqué el adulterio es pecado, en lugar de ello se advierte sobre sus consecuencias y orígenes, Theo Donner, quien expone en este episodio “Advertencia sobre el adulterio” explica de manera muy contundente  que el problema del adulterio no sólo es el acto sexual como tal, sino la batalla que se libra en la mente y en el corazón de quien acaricia la idea de pecado, bien lo dijo Jesus: “Pero yo les digo que cualquiera que mira a una mujer y la codicia ya ha cometido adulterio con ella en el corazón” Mt 5:28. Y esto significa que si hablamos de adulterio a la luz de la palabra de Dios, pensarlo es tan cierto como cometerlo.

Sin embargo, ¿así quien podrá mantenerse?, en ese sentido es necesario entender las raíces que pueden llevarnos a caer, como lo explica el predicador: Todo placer sexual es adictivo, y como adicción, es progresiva y destructiva, así que el primer paso será reconocer la condición de pecado,buscar ayuda y refugio en la gracia de nuestro señor Jesucristo (Asunto complejo cuando miramos a través de la culpa y nuestro esfuerzo). Y para ello es imperativa una actitud de arrepentimiento (METANOIA) como el que explica Pablo en su carta a los romanos (Ro 12:2), evitando la idea de “tenerlo bajo control” porque lo más probable es que estemos “bajo control”, es necesario tomar medidas, ser conscientes de una debilidad y de nuestro paso por una sociedad que ha trivializado la belleza y mercadeado el sexo.

El principio fundamental de la ética sexual cristiana se fundamenta en saber que el cuerpo que tenemos ¡NO! nos pertenece, es de nuestro conyuge, y para quien aún no se ha casado, es un regalo para su futur@ espos@,  No debe confundirse el amor con sensualidad y el deseo pasional (que por instinto animal llevamos dentro), y por esto hay que tener claras las abismales diferencias  entre  “intimar”  y “tener sexo”, siendo la primera, aquella que describe el dialogo en pareja,el compartir momentos “mágicos” en el camino de la vida, de aquel caminar juntos de la mano afirmándose uno al otro antes que un búsqueda frenética y egoísta de placer, se procura el bienestar del otro y de su disfrute como persona, de una entrega y compromiso firme que van más allá de los sentimientos y trascienden a la negación del “yo” por dame al otro, y es en ausencia de esto que se advierte del peligro del adulterio : pretender encajar un deseo de vivir una “telenovela” de amor fuera del matrimonio… asunto que antes de ir a la consumación de un pecado empieza por una idea, un deseo pasajero que se desliza en nuestra mente que espera el momento y hace la ocasión. ¡Hay que estar muy ATENTOS!, es muy fácil caer y mantenerse requiere de compromiso y disciplina…. y desde esta perspectiva del compromiso es que hoy advertimos  del adulterio.

Ten cuidado sobre lo que deseas, por simple y trivial que parezca, cada pensamiento es un pecado en potencia si no está sujeto a la palabra de Dios  ni a su voluntad, si sientes que no puedes sólo y que tienes una adicción, el primer paso es reconocer que necesitas ayuda y buscarla, con gracia y arrepentimiento encontramos salvación en Cristo mediante su sacrificio en la cruz.

La oración en el libro proverbios

El Señor aborrece las ofrendas de los malvados,
pero se complace en la oración de los justos.

Proverbios 15:8

Como hemos escuchado desde el principio de la serie de sermones sobre proverbios, el contexto general de este libro puede describirse como “la instrucción de vida de un padre a su hijo” y esto se deduce al ver la manera en la que empiezan los capítulos con el discurso de  “escucha hijo mío…”; y es en este contexto que el mayor consejo que le da el padre a su hijo es el del temor a Dios. En este podcast entenderemos que además de temer a Dios, hay una invitación mayor en el libro de proverbios que conecta a
ese “Padre” con el “Hijo” y es la Oración: La intimidad entre el Creador y su creación.

Dios se goza en la oración de los Justos y bien decía el salmista: deléitate en el Señor y él te concederá las peticiones de tu corazón. Si es la oración la oportunidad de deleite entre Dios y el hombre, y es tan necesaria como el aire que respiramos ¿Por qué nos cuesta tanto orar?.  Es paradójico que algo que produzca gozo y deleite cueste tanto.

El predicador expone en este podcast 2 causas que estorban para la oración y hace que ésta sea una carga y no un deleite:

1.)    Orgullo y soberbia: Se refleja en la manera en la que “calificamos”,
“COMPARAMOS”, “valoramos” y “vemos”  lo que tenemos y a quienes nos rodean. Cuando creemos que basta de nuestra autosuficiencia y no de la misericordia de Dios para vivir, es una señal manifiesta del orgullo; cuando la oración  que hacemos redunda en palabras como protegeME, susténtaME, AyudaME, daME, en lugar de protégeNOS, susténtaNOS, ayúdaNOS, daNOS, es una señal manifiesta de la soberbia. Y esto estorba en una relación íntima con Dios.

2.)   El pecado: bien lo dice Proverbios 28:13 “Quien encubre su pecado jamás prospera;  quien lo confiesa y lo deja, halla perdón.”. Paradójicamente cuando tenemos la oportunidad de estar en la presencia de Dios, en lugar de descubrir nuestro pecado y correr al trono de la gracia, caemos de nuevo en la oración soberbia: protegeME,
susténtaME, AyudaME, daME.

Finalmente, entendemos que oramos en el nombre de Jesús, porque por Él somos justificados, y presentados limpios delante de Dios: es por Gracia y no por obras; de no ser así, no tendríamos la oportunidad de entablar una conversación con Dios en la que tengamos deleite y gozo.

Recuerda visitar www.predicasdelredil.org y compartir con los tuyos en facebook/twitter este post.  http://wp.me/p1JIky-1a