Carta a los Filipenses

Predicador: Carlos Mendivelso
Fecha: Septiembre 27 del  2015

Filipenses 1: 1-11Nueva Versión Internacional (NVI)

Pablo y Timoteo, siervos de Cristo Jesús,

a todos los santos en Cristo Jesús que están en Filipos, junto con los obispos y diáconos:

Que Dios nuestro Padre y el Señor Jesucristo les concedan gracia y paz.

Acción de gracias e intercesión

Doy gracias a mi Dios cada vez que me acuerdo de ustedes. En todas mis oraciones por todos ustedes, siempre oro con alegría, porque han participado en el evangelio desde el primer día hasta ahora. Estoy convencido de esto: el que comenzó tan buena obra en ustedes la irá perfeccionando hasta el día de Cristo Jesús. Es justo que yo piense así de todos ustedes porque los llevo en el corazón; pues, ya sea que me encuentre preso o defendiendo y confirmando el evangelio, todos ustedes participan conmigo de la gracia que Dios me ha dado. Dios es testigo de cuánto los quiero a todos con el entrañable amor de Cristo Jesús.

Esto es lo que pido en oración: que el amor de ustedes abunde cada vez más en conocimiento y en buen juicio, 10 para que disciernan lo que es mejor, y sean puros e irreprochables para el día de Cristo, 11 llenos del fruto de justicia que se produce por medio de Jesucristo, para gloria y alabanza de Dios.

Las marcas del evangelio en filipenses: la oración

Predicador: Carlos Mendivelso

Fecha: 14 de febrero.

En Filipenses Pablo nos enmarca la oración con cuatro palabras que nos motivan a hacer oraciones con olor a evangelio. Estas palabras son:

  • Gratitud.
  • Gozo.
  • Gracia.
  • Generosidad.

Gratitud al Señor

Predicador: Luis Guillermo Sanín

I Crónicas 29: 6-18, Apocalipsis 4:8-11, 5:9-14

 

  • ¿Porqué en el vs. 13 de Crónicas, da gratitud David a su glorioso nombre?
  • ¿Porqué las naciones de los salvos, dan gratitud, alabanza y adoración?

Ha pasado la Semana Santa y celebramos a Jesús resucitado, al Cristo entronado. La resurrección nos obliga a poner la mirada más allá de la cruz; en el trono. Sólo él tenía el poder de llegar de la cruz al trono supremo. Ya lo tenía, cuando David hizo su oración allí estaba Cristo, antes de la encarnación. En la cruz libra la gran batalla contra el pecado, avanza en victoria contra la muerte y  retiene el trono gobernando con toda autoridad, honor, excelencia, magnificencia, poder, gloria y majestad.

¿Porque daba gracias David?, ¿porqué dan gracias las naciones en su presencia? ¡Por lo que hizo por supuesto!, ¡pero más que eso por lo que es!

David estaba parado frente a Dios dando gracias, pero la historia en ese momento aún no estaba completa, Apocalipsis nos la muestra completa: Jesús ha restablecido las cosas y las causas perdidas, tú y yo estábamos perdidos sin él y nuestra causa sin él no tenía ni tiene, ni podrá tener sentido.

Estamos convocados a la gratitud hacia nuestro Señor y Dios en Cristo Jesús, y esto nos insta a:

  1. Una gratitud que es más por lo que él es, que por lo que nos da.
  2. Una gratitud, que es motor de nuestro peregrinar.