Serie de Efesios: Hijos y padres (La familia cristiana)

Predicador: Juan José Correa

Efesios 6 : 1-4

Hasta en las mejores familias – Hijos perdidos

Predicador: Carlos Mendivelso

Los padres de Jesús subían todos los años a Jerusalén para la fiesta de la Pascua. Cuando cumplió doce años, fueron allá según era la costumbre. Terminada la fiesta, emprendieron el viaje de regreso, pero el niño Jesús se había quedado en Jerusalén, sin que sus padres se dieran cuenta. Ellos, pensando que él estaba entre el grupo de viajeros, hicieron un día de camino mientras lo buscaban entre los parientes y conocidos. Al no encontrarlo, volvieron a Jerusalén en busca de él.Al cabo de tres días lo encontraron en el templo, sentado entre los maestros, escuchándolos y haciéndoles preguntas. Todos los que le oían se asombraban de su inteligencia y de sus respuestas. Cuando lo vieron sus padres, se quedaron admirados.

—Hijo, ¿por qué te has portado así con nosotros? —le dijo su madre—. ¡Mira que tu padre y yo te hemos estado buscando angustiados!

—¿Por qué me buscaban? ¿No sabían que tengo que estar en la casa de mi Padre?

Pero ellos no entendieron lo que les decía.

Así que Jesús bajó con sus padres a Nazaret y vivió sujeto a ellos. Pero su madre conservaba todas estas cosas en el corazón. Jesús siguió creciendo en sabiduría y estatura, y cada vez más gozaba del favor de Dios y de toda la gente. (Lucas 2.41-52).

¿Alguna vez te perdiste cuando niño?

El relato que se nos trae en esta predicación nos llama la atención sobre la niñez, y nos recuerda que hoy un niño se puede perder en su casa, en medio de las redes sociales, la tecnología y las relaciones.

¿Quién edifica el hogar?

Predicador: Carlos Mendivelso.

En el Salmo 127 encontramos un mensaje que nos recuerda la importancia de la familia desde la perspectiva de Las Escrituras. En este Salmo se nos recuerdan algunas verdades claves a considerar en cuanto a la familia y su relación con Dios.

  1. Dios es el que debe edificar la familia, nosotros también participamos, pero el rol central es suyo.
  2. Dios es que cuida verdaderamente a la familia, lo cuál implica un llamado a la confianza ya al descanso en Él.
  3. Dios concede a los hijos como una bendición para la familia, como rica herencia, como algo de valor.

Enseñando el Temor de Dios a nuestros hijos (Continuación)

 Instruye al niño en el camino correcto, y aun en su vejez no lo abandonará.

Proverbios 22:6

Predicador: Diego Cardona.

Este episodio es la segunda parte del mensaje del 02 de octubre sobre el temor de Dios, y continúa explicando cómo pasar a nuestros hijos “de un temor a otro”; el Pastor Diego Cardona inicia con la siguiente pregunta: ¿Con respecto a la disciplina que usted recibió, y la disciplina que usted da a sus hijos, qué diferencias observa?

… Somos testigos que la situación ha cambiado, acompañamos a nuestros hijos para que aprendan cómo cuidar su vida, cómo enfrentar la realidad, les ayudamos a entender su pecado y sobre todo cómo entender el temor de Dios cuando nos encontramos con Èl.

Nuestra misión para levantar a nuestros hijos en el temor de Dios, es ayudarles a entender a través de la disciplina, el evangelio de nuestros señor Jesucristo; y es allí donde comprenden la condición de pecado de la humanidad (de la cual no están exentos), se evidencia la necesidad de PERDON, que cada pecado trae consigo una consecuencia y que necesitamos la redención de Jesus para acercarnos a Dios… y este debe ser el legado para nuestro hijos, cómo lo dice el cantautor Santiago Benavides: “Lo mejor que le puedo dejar a mis hijos, es el temor a Dios”, y no cómo lo entendimos de nuestros padres:“mijo, lo mejor que te puedo dejar es una buena educación”… Antes de tener el mundo poblado de buenos “pensantes”, procuremos con diligencia, mediante el ejemplo y amor de cristo, afirmar a nuestros hijos en el temor del Señor.

Haz clic aquí para ver el video de Oración por mis hijos – Santiago Benavides

Estas fueron las notas del  predicador:

crianza Cristiana según ProverbiosDisciplina en la crianza bosquejo