El relato bíblico de la primera navidad

Predicador. Carlos Mendivelso.

Es acostumbrado en este tiempo decembrino obsequiar  tarjetas de navidad, y en ellas es muy común ver pesebres, e ilustraciones  sobre el nacimiento de Jesús en Belén, y son estas imágenes las que usa el predicador en este episodio para cuestionar si realmente ¿fue así la primera  navidad de la historia?, por el contrario en un contexto político desalentador,con un milagro en el vientre de María que para otros  podría ser una deshonra (una virgen en embarazo), lo único que tenían  a que  aferrarse era a la esperanza que tenían por el nacimiento del mesías.

Es en este cuadro, que el predicador Carlos Mendivelso  contrasta la navidad moderna con la navidad que vivieron José y Maria en el  pesebre; por un lado hoy se acostumbra más a las reuniones y los regalos, se enfatiza en el gasto y el comercio, algunos, de buena intención comparten con otros menos favorecidos el privilegio de regalar un Juguete, una prenda de vestir o hasta un mercado, sin embargo se obvia la verdadera razón para celebrar la navidad: El nacimiento del salvador. Si miramos de cerca la primera navidad conforme a la palabra de Dios, encontramos en el pesebre 3 aspectos fundamentales a los que se nos invita en este mensaje:

  • Humildad: En la manera en que Jesus siendo Dios mismo, se hizo hombre y obedeció hasta la muerte, si Jesus siendo Dios fue capaz de levantarse temprano a orar, ¿por qué nos cuenta tanto algunos? (y esto es sólo un ejemplo de humildad), ¿será acaso muestra de orgullo en nuestro corazón?
  • Confianza en Dios: María y José creyeron y se aferraron a la esperanza que Dios daba a sus corazones, ello nos enseña el significado de confiar en Dios. No importa cual sea tu situación, CONFIA EN DIOS!
  • Adoración: Toda la navidad está llena de adoración, desde el cántico de María, los ángeles que le aparecieron a los pastores cantaban <<Gloria a Dios en las alturas>> (Luc 2:14), e incluso Simeón que exclamo cuando tomó al niño en sus brazos: <<Porque han visto mis ojos tu salvación>> (Luc 2:30).

Sea pues esta navidad ocasión para celebrar la esperanza que ha nacido en nuestros corazones, que la Humildad, la confianza en Dios y la adoración sean el propósito de esta
época antes que la fiesta y gasto. Te invito que vivas esta navidad conforme lo  hizo nuestro señor Jesucristo quien fue humilde, confió en Dios  y  su vida misma !fue adoración!.