Navidad – “No tengan miedo”

donacion

Predicador: Carlos Mendivelso

Lucas 2:1-20

Un Salvador de nuestros pecados

Predicador: Federico Galeano

Mateo 1: 18-25

Serie: Verdadera Adoración: El verdadero significado de la Navidad

Predicador: Carlos Mendivelso

Malaquías 4 : 1-6

Qué te turba en la Navidad?

Si quieres apoyar nuestra obra puedes hacer tus donaciones aquí donacion

Predicador: Raúl Rodriguez

Fecha: Diciembre 25

Mateo 2:1-12

Dios con nosotros

Si quieres apoyar nuestra obra puedes hacer tus donaciones aquí donacion

Predicador: Carlos Mendivelso

Fecha: Diciembre 18

Juan 1: 1-18

Porque un hijo nos es nacido

Si quieres apoyar nuestra obra puedes hacer tus donaciones aquí donacion

Predicador: Federico Galeano

Fecha: Diciembre 11

Isaias 9: 1-7

Una visita con propósitos

Si quieres apoyar nuestra obra puedes hacer tus donaciones aquí donacion

Predicador: Juan José Correa

Fecha: Diciembre 9

Lucas 1:67

La navidad

Predicador: Carlos Mendivelso
Fecha: Diciembre 13 del 2015

navidad2015

 

 

 

Venimos a Adorarle

Predicador: Carlos Mendivelso

 Después de que Jesús nació en Belén de Judea en tiempos del rey Herodes, llegaron a Jerusalén unos sabios procedentes del Oriente.—¿Dónde está el que ha nacido rey de los judíos? —preguntaron—. Vimos levantarse[b] su estrella y hemos venido a adorarlo.Cuando lo oyó el rey Herodes, se turbó, y toda Jerusalén con él. Así que convocó de entre el pueblo a todos los jefes de los sacerdotes y *maestros de la ley, y les preguntó dónde había de nacer el *Cristo. —En Belén de Judea —le respondieron—, porque esto es lo que ha escrito el profeta: »“Pero tú, Belén, en la tierra de Judá,    de ninguna manera eres la menor entre los principales de Judá; porque de ti saldrá un príncipe que será el pastor de mi pueblo Israel.” Luego Herodes llamó en secreto a los sabios y se enteró por ellos del tiempo exacto en que había aparecido la estrella. Los envió a Belén y les dijo: —Vayan e infórmense bien de ese niño y, tan pronto como lo encuentren, avísenme para que yo también vaya y lo adore. Después de oír al rey, siguieron su camino, y sucedió que la estrella que habían visto levantarse iba delante de ellos hasta que se detuvo sobre el lugar donde estaba el niño. 10 Al ver la estrella, se llenaron de alegría. 11 Cuando llegaron a la casa, vieron al niño con María, su madre; y postrándose lo adoraron. Abrieron sus cofres y le presentaron como regalos oro, incienso y mirra. 12 Entonces, advertidos en sueños de que no volvieran a Herodes, regresaron a su tierra por otro camino.
Mateo 2: 1-12 NVI

No temas, Dios está contigo!

Predicador: Carlos Mendivelso

26 A los seis meses, Dios envió al ángel Gabriel a Nazaret, pueblo de Galilea, 27 a visitar a una joven virgen comprometida para casarse con un hombre que se llamaba José, descendiente de David. La virgen se llamaba María. 28 El ángel se acercó a ella y le dijo: —¡Te saludo,[a] tú que has recibido el favor de Dios! El Señor está contigo. 29 Ante estas palabras, María se perturbó, y se preguntaba qué podría significar este saludo. 30 —No tengas miedo, María; Dios te ha concedido su favor —le dijo el ángel—. 31 Quedarás encinta y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. 32 Él será un gran hombre, y lo llamarán Hijo del Altísimo. Dios el Señor le dará el trono de su padre David, 33 y reinará sobre el pueblo de Jacob para siempre. Su reinado no tendrá fin. 34 —¿Cómo podrá suceder esto —le preguntó María al ángel—, puesto que soy virgen? 35 —El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. Así que al santo niño que va a nacer lo llamarán Hijo de Dios. 36 También tu parienta Elisabet va a tener un hijo en su vejez; de hecho, la que decían que era estéril ya está en el sexto mes de embarazo. 37 Porque para Dios no hay nada imposible. 38 —Aquí tienes a la sierva del Señor —contestó María—. Que él haga conmigo como me has dicho. Con esto, el ángel la dejó.
Lucas 1: 26-38 – NVI

¿Tu a qué le temes?… Dios sabe lo que el temor hace con sus hijos, las consecuencias del temor son nefastas; temor a la soledad, al fracaso, a la pobreza, al rechazo… cualquiera que sea… Sólo Dios basta, pues el Señor está contigo!, NO TEMAS!.

Muchos de nuestros temores tienen que ver con nuestro futuro, o con lo  creemos de él, pero aquellos que estamos en Cristo, quienes celebramos el regalo máximo de esta Navidad, (Cristo mismo, un salvador que nos dió vida eterna) entendemos que la Presencia de Dios es suficiente para echar fuera todo temor, estamos tranquilos porque su Plan es perfecto y su Propósito se cumple…“porque para Dios no hay nada imposible!” . Que el temor no te ponga de rodillas, al tratar de superarlo  en tus propias fuerzas pues sólo Dios basta para no temer!.