Cuales son nuestras verdaderas necesidades

Si quieres apoyar nuestra obra puedes hacer tus donaciones aquí donacion

Predicador: Carlos Mendivelso

Fecha: Agosto 14 de 2016

Salmo 25

 

Un gran salvador para los 365 días del año

Predicador: Ronald Orozco
Fecha: 25 de enero 2015
Romanos 5: 12-21

1. Por Adán están arruinados todos los seres humanos
2. Por Jesús reina la gracias de Dios

Atesoremos y confiemos en él.

 

La palabra del señor

Predicador: Carlos Mendivelso

Fecha: 19 de Octubre

El fundamento y la base de nuestras vidas y del universo entero es la palabra del señor

Salmo 63: 1-7

Cómo esta tu alma, como esta tu corazón?

Que hace uno si no percibe que tiene sed de Dios?

La predica de hoy nos habla de los  síntomas que aparecen cuando no tenemos sed de Dios.

Disciplinas Espirituales “El arrepentimiento”

Predicador: Jonathan Calle

Fecha: 31 de Agosto

Lucas 18:9-14

La parábola esta dirigida a aquellas personas que confían en si mismos.

 “Pues todo el que a si mismo se enaltece será humillado y el que se humilla será enaltecido”

Romanos 3: 21-26

Cuál crees tú hoy  que es la base para que Dios te declare justo?

El Espíritu Santo, sus frutos

Fecha: 27 de abril

Predicador: Carlos Mendivelso

¿Cómo haremos para crecer en el 2014?

Predicador: Mauricio Borrero

Fecha: 12 de enero

Por tanto, puesto que tenemos en derredor nuestro tan gran nube de testigos, despojémonos también de todo peso y del pecado que tan fácilmente nos envuelve, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, quien por el gozo puesto delante de El soportó la cruz, menospreciando la vergüenza, y se ha sentado a la diestra del trono de Dios. Considerad, pues, a aquel que soportó tal hostilidad de los pecadores contra sí mismo, para que no os canséis ni os desaniméis en vuestro corazón. (Hebreos 12.1-3)

Hay muchas formas de crecer que podemos usar para llegar al final del año siendo más maduros en la fe. Hoy, Mauricio Borrero nos habla del crecimiento a través quitarnos las cosas que nos estorban para madurar en la fe.

El autor de Hebreos nos menciona tres cosas que nos pueden ayudar a crecer y quitarnos los estorbos:

  1. Despojarnos de los estorbos, quitar los lastres, el pecado. Arrancar de raíz lo que impide que crezcamos en la fe.
  2. Correr con perseverancia, mantenernos en la carrera de la fe.
  3. Fijar la mirada en Jesús, poner la vista en aquél que le da sentido a nuestra vida. No tiene sentido despojarnos del lastre y correr con perseverancia si no tenemos la vista puesta en el autor y consumador de la fe.

La oración en el libro proverbios

El Señor aborrece las ofrendas de los malvados,
pero se complace en la oración de los justos.

Proverbios 15:8

Como hemos escuchado desde el principio de la serie de sermones sobre proverbios, el contexto general de este libro puede describirse como “la instrucción de vida de un padre a su hijo” y esto se deduce al ver la manera en la que empiezan los capítulos con el discurso de  “escucha hijo mío…”; y es en este contexto que el mayor consejo que le da el padre a su hijo es el del temor a Dios. En este podcast entenderemos que además de temer a Dios, hay una invitación mayor en el libro de proverbios que conecta a
ese “Padre” con el “Hijo” y es la Oración: La intimidad entre el Creador y su creación.

Dios se goza en la oración de los Justos y bien decía el salmista: deléitate en el Señor y él te concederá las peticiones de tu corazón. Si es la oración la oportunidad de deleite entre Dios y el hombre, y es tan necesaria como el aire que respiramos ¿Por qué nos cuesta tanto orar?.  Es paradójico que algo que produzca gozo y deleite cueste tanto.

El predicador expone en este podcast 2 causas que estorban para la oración y hace que ésta sea una carga y no un deleite:

1.)    Orgullo y soberbia: Se refleja en la manera en la que “calificamos”,
“COMPARAMOS”, “valoramos” y “vemos”  lo que tenemos y a quienes nos rodean. Cuando creemos que basta de nuestra autosuficiencia y no de la misericordia de Dios para vivir, es una señal manifiesta del orgullo; cuando la oración  que hacemos redunda en palabras como protegeME, susténtaME, AyudaME, daME, en lugar de protégeNOS, susténtaNOS, ayúdaNOS, daNOS, es una señal manifiesta de la soberbia. Y esto estorba en una relación íntima con Dios.

2.)   El pecado: bien lo dice Proverbios 28:13 “Quien encubre su pecado jamás prospera;  quien lo confiesa y lo deja, halla perdón.”. Paradójicamente cuando tenemos la oportunidad de estar en la presencia de Dios, en lugar de descubrir nuestro pecado y correr al trono de la gracia, caemos de nuevo en la oración soberbia: protegeME,
susténtaME, AyudaME, daME.

Finalmente, entendemos que oramos en el nombre de Jesús, porque por Él somos justificados, y presentados limpios delante de Dios: es por Gracia y no por obras; de no ser así, no tendríamos la oportunidad de entablar una conversación con Dios en la que tengamos deleite y gozo.

Recuerda visitar www.predicasdelredil.org y compartir con los tuyos en facebook/twitter este post.  http://wp.me/p1JIky-1a