Serie: Para que tengas vida… Sígueme

Predicador: Carlos Mendivelso

Juan 20,21

Tenemos una esperanza viva…

Predicador: Carlos Mendivelso

Fecha: Marzo 27 de 2016

1 Pedro 1:3-9Nueva Versión Internacional (NVI)

Alabanza a Dios por una esperanza viva

¡Alabado sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo! Por su gran misericordia, nos ha hecho nacer de nuevo mediante la resurrección de Jesucristo, para que tengamos una esperanza viva y recibamos una herencia indestructible, incontaminada e inmarchitable. Tal herencia está reservada en el cielo para ustedes, a quienes el poder de Dios protege mediante la fe hasta que llegue la salvación que se ha de revelar en los últimos tiempos. Esto es para ustedes motivo de gran alegría, a pesar de que hasta ahora han tenido que sufrir diversas pruebas por un tiempo. El oro, aunque perecedero, se acrisola al fuego. Así también la fe de ustedes, que vale mucho más que el oro, al ser acrisolada por las pruebas demostrará que es digna de aprobación, gloria y honor cuando Jesucristo se revele. Ustedes lo aman a pesar de no haberlo visto; y aunque no lo ven ahora, creen en él y se alegran con un gozo indescriptible y glorioso, pues están obteniendo la meta de su fe, que es su salvación.

 

El cristiano ante el llamado

Predicador: Hans Frank (invitado cumbre de misiones)

Fecha: 18 de mayo

Culto de resurrección

Predicador: Carlos Mendivelso

Fecha: 20 de abril

No está aquí, porque ha resucitado, tal como dijo. Venid, ved el lugar donde yacía. (Mateo 28.6)

La fe y la comprensión del evangelio empiezan por comprender la resurrección, este hecho tan maravilloso y poderoso que celebramos al final de la semana santa. Pero, ¿Qué significa la resurrección para ti?

A través de cuatro personajes, testigos de la resurrección, hoy vamos a reflexionar un poco en la respuesta a esta pregunta que es capaz de cambiar nuestra vida entera.

Un mensaje precioso

Predicador: Mauricio Borrero

Y viniendo a Él como a una piedra viva, desechada por los hombres, pero escogida y preciosa delante de Dios, también vosotros, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual para un sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo.

El mundo que nos rodea siempre está intentando seducirnos, atraparnos en su maquinaria y hacer que vivamos según sus reglas. Para el creyente en Cristo, esta presión es más fuerte aún por cuanto los valores del mundo van por lo general en contra de la fe.

Ante este panorama un creyente puede hacer tres cosas: 1) Acercarse a Dios para buscar la comunión con Él, 2) alejarse de Dios para vivir en indiferencia hacia la fe, o lo que es peor, 3) querer vivir entre lo santo y lo profano.

Es debido a esta terrible lucha de fe, que el apóstol Pedro envía este mensaje a una iglesia afligida, a la que le recuerda tres verdades de la Palabra de Dios:

  1. Jesús es la piedra preciosa, desechada por muchos, pero escogida por Dios.
  2. Somos un pueblo precioso, escogido por Dios en Cristo.
  3. Tenemos un llamado precioso, ser portadores de palabras de esperanza.

¡Sígueme!

Predicación domingo

Fecha: 07 de octubre.

Predicador: Carlos Mendivelso.

Pasaje: Juan 21:1-19.

¡Sígueme!

Este es un mensaje de aliento y restauración, para los que al igual que a ese grupo de discípulos que salieron a pescar, están abatidos o decepcionados. Este mensaje nos recuerda el amor y la disposición de Jesús para restaurar al arrepentido e invitarlo a seguirlo una vez más, sin importar el tamaño de la falla.