El significado de la Resurrección para nuestras vidas

Predicador: Carlos Mendivelso
Fecha: 5 de Abril 2015

Juan 20:19-29Nueva Versión Internacional (NVI)

Jesús se aparece a sus discípulos

19 Al atardecer de aquel primer día de la semana, estando reunidos los discípulos a puerta cerrada por temor a los judíos, entró Jesús y, poniéndose en medio de ellos, los saludó.

—¡La paz sea con ustedes!

20 Dicho esto, les mostró las manos y el costado. Al ver al Señor, los discípulos se alegraron.

21 —¡La paz sea con ustedes! —repitió Jesús—. Como el Padre me envió a mí, así yo los envío a ustedes.

22 Acto seguido, sopló sobre ellos y les dijo:

—Reciban el Espíritu Santo. 23 A quienes les perdonen sus pecados, les serán perdonados; a quienes no se los perdonen, no les serán perdonados.

Jesús se aparece a Tomás

24 Tomás, al que apodaban el Gemelo, y que era uno de los doce, no estaba con los discípulos cuando llegó Jesús. 25 Así que los otros discípulos le dijeron:

—¡Hemos visto al Señor!

—Mientras no vea yo la marca de los clavos en sus manos, y meta mi dedo en las marcas y mi mano en su costado, no lo creeré —repuso Tomás.

26 Una semana más tarde estaban los discípulos de nuevo en la casa, y Tomás estaba con ellos. Aunque las puertas estaban cerradas, Jesús entró y, poniéndose en medio de ellos, los saludó.

—¡La paz sea con ustedes!

27 Luego le dijo a Tomás:

—Pon tu dedo aquí y mira mis manos. Acerca tu mano y métela en mi costado. Y no seas incrédulo, sino hombre de fe.

28 —¡Señor mío y Dios mío! —exclamó Tomás.

29 —Porque me has visto, has creído —le dijo Jesús—; dichosos los que no han visto y sin embargo creen.

 

Que significado tiene el Domingo de Ramos para mi vida

Predicador: Carlos Mendivelso
Fecha: 29 de Marzo 2015

Marcos 11:1-11 Nueva Versión Internacional (NVI)

La entrada triunfal

11 Cuando se acercaban a Jerusalén y llegaron a Betfagué y a Betania, junto al monte de los Olivos, Jesús envió a dos de sus discípulos con este encargo: «Vayan a la aldea que tienen enfrente. Tan pronto como entren en ella, encontrarán atado un burrito, en el que nunca se ha montado nadie. Desátenlo y tráiganlo acá. Y si alguien les dice: “¿Por qué hacen eso?”, díganle: “El Señor lo necesita, y en seguida lo devolverá.” »

Fueron, encontraron un burrito afuera en la calle, atado a un portón, y lo desataron.Entonces algunos de los que estaban allí les preguntaron: «¿Qué hacen desatando el burrito?» Ellos contestaron como Jesús les había dicho, y les dejaron desatarlo. Le llevaron, pues, el burrito a Jesús. Luego pusieron encima sus mantos, y él se montó.Muchos tendieron sus mantos sobre el camino; otros usaron ramas que habían cortado en los campos. Tanto los que iban delante como los que iban detrás, gritaban:

—¡Hosanna!

—¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!

10 —¡Bendito el reino venidero de nuestro padre David!

—¡Hosanna en las alturas!

11 Jesús entró en Jerusalén y fue al templo. Después de observarlo todo, como ya era tarde, salió para Betania con los doce.

Culto de resurrección

Predicador: Carlos Mendivelso

Fecha: 20 de abril

No está aquí, porque ha resucitado, tal como dijo. Venid, ved el lugar donde yacía. (Mateo 28.6)

La fe y la comprensión del evangelio empiezan por comprender la resurrección, este hecho tan maravilloso y poderoso que celebramos al final de la semana santa. Pero, ¿Qué significa la resurrección para ti?

A través de cuatro personajes, testigos de la resurrección, hoy vamos a reflexionar un poco en la respuesta a esta pregunta que es capaz de cambiar nuestra vida entera.

Gratitud al Señor

Predicador: Luis Guillermo Sanín

I Crónicas 29: 6-18, Apocalipsis 4:8-11, 5:9-14

 

  • ¿Porqué en el vs. 13 de Crónicas, da gratitud David a su glorioso nombre?
  • ¿Porqué las naciones de los salvos, dan gratitud, alabanza y adoración?

Ha pasado la Semana Santa y celebramos a Jesús resucitado, al Cristo entronado. La resurrección nos obliga a poner la mirada más allá de la cruz; en el trono. Sólo él tenía el poder de llegar de la cruz al trono supremo. Ya lo tenía, cuando David hizo su oración allí estaba Cristo, antes de la encarnación. En la cruz libra la gran batalla contra el pecado, avanza en victoria contra la muerte y  retiene el trono gobernando con toda autoridad, honor, excelencia, magnificencia, poder, gloria y majestad.

¿Porque daba gracias David?, ¿porqué dan gracias las naciones en su presencia? ¡Por lo que hizo por supuesto!, ¡pero más que eso por lo que es!

David estaba parado frente a Dios dando gracias, pero la historia en ese momento aún no estaba completa, Apocalipsis nos la muestra completa: Jesús ha restablecido las cosas y las causas perdidas, tú y yo estábamos perdidos sin él y nuestra causa sin él no tenía ni tiene, ni podrá tener sentido.

Estamos convocados a la gratitud hacia nuestro Señor y Dios en Cristo Jesús, y esto nos insta a:

  1. Una gratitud que es más por lo que él es, que por lo que nos da.
  2. Una gratitud, que es motor de nuestro peregrinar.

De camino a Emaus – ¿Acaso arde tu corazón?

Predicador: Carlos Mendivelso

25 —¡Qué torpes son ustedes —les dijo—, y qué tardos de corazón para creer todo lo que han dicho los profetas! 26 ¿Acaso no tenía que sufrir el *Cristo estas cosas antes de entrar en su gloria? …30 Luego, estando con ellos a la mesa, tomó el pan, lo bendijo, lo partió y se lo dio. 31 Entonces se les abrieron los ojos y lo reconocieron, pero él desapareció. 32 Se decían el uno al otro: —¿No ardía nuestro corazón mientras conversaba con nosotros en el camino y nos explicaba las Escrituras? 33 Al instante se pusieron en camino y regresaron a Jerusalén. Allí encontraron a los once y a los que estaban reunidos con ellos. 34 «¡Es cierto! —decían—. El Señor ha resucitado y se le ha aparecido a Simón.»

Tal vez andes cabizbajo igual que los dos hombres que iban de camino a Emaús; si bien eran discípulos parecía que aún no entendían el propósito de Dios con la muerte y resurrección de Cristo, tal vez a lo mejor ni entiendas el propósito de Dios al llamarte y sea  más evidente la presencia de un problema o dificultad  que la misma presencia viva de Cristo: así se veían estos dos hombres, desconocían completamente la resurrección de Cristo, lo daban por muerto; y Jesús mismo vino a restaurar sus vidas con la palabra, así  empezó a arder sus corazones la palabra  mientras Jesús les explicaba.

¿Arde tu corazón por la palabra de Dios?, o ¿estás cabizbajo como de camino a Emaús?. Que nuestro Dios todo poderoso haga arder tu corazón con su palabra, ahora tu parte es buscarla. Reflexiona sobre qué cosas deben resucitar también en ti.

Yo soy la resurrección y la vida

Predicación domingo

Fecha: 16 de septiembre.

Predicador: Luis Eduardo Ramírez.

Pasaje: Juan 11:1-37.

Entonces Jesús le dijo: —Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí vivirá, aunque muera; y todo el que vive y cree en mí no morirá jamás. ¿Crees esto?

Las palabras de Jesús cuando se declara resurrección y vida son palabras de victoria sobre la muerte y el pecado, al levantar a Lázaro nos da la declaración más fuerte que puede hacer sobre su poder. Con este hecho Jesús nos recuerda una cuantas verdades:

  • Él no solo es Señor para una esperanza futura, lo es también para nuestra vida presente.
  • En Él podemos vivir el presente, confiando en su total control y señorío, aún en lo que no vemos.
  • Él tiene el poder de resucitar, de dar vida, aún a aquello que ya nosotros consideramos muerto.