Sólo una cosa te falta para heredar la vida eterna

Predicador: Carlos Mendivelso.

17 Cuando Jesús estaba ya para irse, un hombre llegó corriendo y se postró delante de él.—Maestro bueno —le preguntó—, ¿qué debo hacer para heredar la vida eterna? 18 —¿Por qué me llamas bueno? —respondió Jesús—. Nadie es bueno sino sólo Dios.19 Ya sabes los mandamientos: “No mates, no cometas adulterio, no robes, no presentes falso testimonio, no defraudes, honra a tu padre y a tu madre.” 20 —Maestro —dijo el hombre—, todo eso lo he cumplido desde que era joven.21 Jesús lo miró con amor y añadió:—Una sola cosa te falta: anda, vende todo lo que tienes y dáselo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo. Luego ven y sígueme.22 Al oír esto, el hombre se desanimó y se fue triste porque tenía muchas riquezas.23 Jesús miró alrededor y les comentó a sus discípulos:—¡Qué difícil es para los ricos entrar en el reino de Dios! 24 Los discípulos se asombraron de sus palabras. —Hijos, ¡qué difícil es entrar en el reino de Dios! —repitió Jesús—. 25 Le resulta más fácil a un camello pasar por el ojo de una aguja, que a un rico entrar en el reino de Dios. 26 Los discípulos se asombraron aún más, y decían entre sí: «Entonces, ¿quién podrá salvarse?» 27 —Para los hombres es imposible —aclaró Jesús, mirándolos fijamente—, pero no para Dios; de hecho, para Dios todo es posible.28 —¿Qué de nosotros, que lo hemos dejado todo y te hemos seguido? —comenzó a reclamarle Pedro.29 —Les aseguro —respondió Jesús— que todo el que por mi causa y la del evangelio haya dejado casa, hermanos, hermanas, madre, padre, hijos o terrenos, 30 recibirá cien veces más ahora en este tiempo (casas, hermanos, hermanas, madres, hijos y terrenos, aunque con persecuciones); y en la edad venidera, la vida eterna.

Marcos 10:17-30 (NVI)

¿Que te impide seguir a Jesús?. ¿Que te cuesta dejar?, ¿Cuál es tu riqueza?

 

3 Juan – Teología de la Prosperidad

Predicador: Mauricio Borrero

Fecha: 21 de Septiembre

Tercera Epistola de San Juan 1-8

Cual es la verdadera prosperidad en la palabra de Dios?

Que es practicar la verdad?

El secreto de dar con gozo: recuerda de dónde vienen las riquezas

Predicador: Carlos Mendivelso

Fecha: 09 de marzo

…Cuídate de no olvidar al Señor tu Dios dejando de guardar sus mandamientos, sus ordenanzas y sus estatutos que yo te ordeno hoy; no sea que cuando hayas comido y te hayas saciado, y hayas construido buenas casas y habitado en ellas, y cuando tus vacas y tus ovejas se multipliquen, y tu plata y oro se multipliquen, y todo lo que tengas se multiplique, entonces tu corazón se enorgullezca, y te olvides del Señor tu Dios que te sacó de la tierra de Egipto de la casa de servidumbre… (Deuteronomio 8).

Pobreza y riqueza en el libro de proverbios

“Sobre toda cosa guardada, Guarda tu corazón; Porque de él mana la vida” Proverbios 4:23

En los textos mencionados en este podcast, el predicador nos muestra el poder corruptor de la pobreza y de la riqueza,  explica que un corazón puede corromperse con y sin dinero, y sustenta que el mayor de los males es el amor al mismo, aclarando que no es el dinero como tal una enfermedad corruptora, pero el llegar a amarlo sí, por ello como dice proverbios: Sobre toda cosa guardada guarda tu corazón; porque de él mana la vida.

En este episodio, se exponen las causas de la pobreza y de la riqueza según proverbios.

Causas de la pobreza: negligencia, pereza, afán, inmisericordia,  injusticia, ambición, no escuchar concejo.

Causas de la riqueza: diligencia, tener misericordia, dar de lo que Dios ha dado, administración sabia y responsable, ser Justo.

En resumen, el temor de Dios nos protege frente a la corrupción y el poder corruptor de la pobreza y de la riqueza; siempre y cuando entreguemos a la cobertura de Dios estas 4 cosas:

  1. No se trata de preguntarnos con qué “voy a comer”, o con qué
    “voy hacer realidad mi sueño”, sino con quien (Dios)
  2. No se trata de cuanto “necesito para hacer realidad mi sueño” o cuanto “es suficiente para ser feliz”,  sino de para qué (para el propósito de Dios).
  3. No se trata de lo que puedo hacer con lo que Dios me ha dado (talentos, bienes, riquezas, amigos) sino de lo que tengo que hacer (para cumplir su voluntad).
  4. No se trata de lo que a “mí me gusta”, sino de lo que le  gusta a Él.

Dios nos dará los recursos necesarios, las  riquezas que hagan falta a fin de hacer su voluntad, para cumplir su propósito,  y nos ordena hacerlo conforme a sus instrucciones y no a nuestro criterio.

En este vinculo encontrarás las dispositivas que se usaron para ilustrar el mensaje: Presentación Pobreza y Riqueza en Prov

“Pedimos a Dios que este mensaje ministre tu vida y puedas compartirlo con los tuyos, estás sólo a un clic  de hacerlo: visita http://predicasdelredil.org/?p=53   y compártelo en tu facebook, twitter reenvíalo por correo”