Hasta en las mejores familias – Solteros y Casados

Predicador: Carlos Mendivelso

“Paso ahora a los asuntos que me plantearon por escrito: «Es mejor no tener relaciones sexuales.» Pero en vista de tanta inmoralidad, cada hombre debe tener su propia esposa, y cada mujer su propio esposo. El hombre debe cumplir su deber conyugal con su esposa, e igualmente la mujer con su esposo. La mujer ya no tiene derecho sobre su propio cuerpo, sino su esposo. Tampoco el hombre tiene derecho sobre su propio cuerpo, sino su esposa”.                                                                                        NVI  1 Cor 7:1-4

Son dos cosas que menciona el texto: Matrimonio y Soltería, ambos comunes en nuestra iglesia.

Corinto estaba pasando por un problema de inmoralidad sexual… era un asunto de ciudad… la inmoralidad sexual había permeado la cultura de una generación; de allí el “tono” de Pablo en su carta, cuando habla de “inmoralidad” se refiere al mismo término que da origen a la palabra pornografía – por eso Pablo insiste en que cada uno se quede como está, no a “medias tintas” con relaciones “pasajeras” o de “rato” para los solteros, sin dejar de advertir  que el matrimonio también es santo, pero ¡¡¡CUIDADO!!! que no se debe poner por encima de Dios. Cuidado con idolatrar el matrimonio es el mensaje para los casados.

Finalmente Pablo dice a casados y solteros que “nos queda poco tiempo” (Verso 29) porque Cristo viene pronto. La pregunta es ¿Que sabes tu cuando viene el Señor?, ¿Cómo estás viviendo?, ¿Está Dios por encima de tu matrimonio? o ¿Por encima de tu independencia y libertad como soltero?

El fin de la soltería o del matrimonio no es más que el de glorificar a Dios, soltero, casado, viudo o separado YA ESTÁS COMPLETO EN CRISTO y en ello se nos ha concedido el privilegio de glorificarle. Cada uno ya tiene una relación no hay nada más que haga falta para estar completo, vive intensamente de tu  relación con Dios.

Advertencia contra el adulterio

Predicador. Theo Donner

 El mandamiento es una lámpara, la enseñanza es una luz, y la disciplina es el camino a la vida.Te protegerán de la mujer malvada,  de la mujer ajena y de su lengua seductora. 
No abrigues en tu corazón deseos por su belleza,  ni te dejes cautivar por sus ojos,  pues la ramera va tras un pedazo de pan,  pero la adúltera va tras el hombre que vale.  
¿Puede alguien echarse brasas en el pecho  sin quemarse la ropa?
¿Puede alguien caminar sobre las brasas  sin quemarse los pies?  Pues tampoco quien se acuesta con la mujer ajena  puede tocarla y quedar impune. Prov. 6:23-29.

En este episodio no explicaremos porqué el adulterio es pecado, en lugar de ello se advierte sobre sus consecuencias y orígenes, Theo Donner, quien expone en este episodio “Advertencia sobre el adulterio” explica de manera muy contundente  que el problema del adulterio no sólo es el acto sexual como tal, sino la batalla que se libra en la mente y en el corazón de quien acaricia la idea de pecado, bien lo dijo Jesus: “Pero yo les digo que cualquiera que mira a una mujer y la codicia ya ha cometido adulterio con ella en el corazón” Mt 5:28. Y esto significa que si hablamos de adulterio a la luz de la palabra de Dios, pensarlo es tan cierto como cometerlo.

Sin embargo, ¿así quien podrá mantenerse?, en ese sentido es necesario entender las raíces que pueden llevarnos a caer, como lo explica el predicador: Todo placer sexual es adictivo, y como adicción, es progresiva y destructiva, así que el primer paso será reconocer la condición de pecado,buscar ayuda y refugio en la gracia de nuestro señor Jesucristo (Asunto complejo cuando miramos a través de la culpa y nuestro esfuerzo). Y para ello es imperativa una actitud de arrepentimiento (METANOIA) como el que explica Pablo en su carta a los romanos (Ro 12:2), evitando la idea de “tenerlo bajo control” porque lo más probable es que estemos “bajo control”, es necesario tomar medidas, ser conscientes de una debilidad y de nuestro paso por una sociedad que ha trivializado la belleza y mercadeado el sexo.

El principio fundamental de la ética sexual cristiana se fundamenta en saber que el cuerpo que tenemos ¡NO! nos pertenece, es de nuestro conyuge, y para quien aún no se ha casado, es un regalo para su futur@ espos@,  No debe confundirse el amor con sensualidad y el deseo pasional (que por instinto animal llevamos dentro), y por esto hay que tener claras las abismales diferencias  entre  “intimar”  y “tener sexo”, siendo la primera, aquella que describe el dialogo en pareja,el compartir momentos “mágicos” en el camino de la vida, de aquel caminar juntos de la mano afirmándose uno al otro antes que un búsqueda frenética y egoísta de placer, se procura el bienestar del otro y de su disfrute como persona, de una entrega y compromiso firme que van más allá de los sentimientos y trascienden a la negación del “yo” por dame al otro, y es en ausencia de esto que se advierte del peligro del adulterio : pretender encajar un deseo de vivir una “telenovela” de amor fuera del matrimonio… asunto que antes de ir a la consumación de un pecado empieza por una idea, un deseo pasajero que se desliza en nuestra mente que espera el momento y hace la ocasión. ¡Hay que estar muy ATENTOS!, es muy fácil caer y mantenerse requiere de compromiso y disciplina…. y desde esta perspectiva del compromiso es que hoy advertimos  del adulterio.

Ten cuidado sobre lo que deseas, por simple y trivial que parezca, cada pensamiento es un pecado en potencia si no está sujeto a la palabra de Dios  ni a su voluntad, si sientes que no puedes sólo y que tienes una adicción, el primer paso es reconocer que necesitas ayuda y buscarla, con gracia y arrepentimiento encontramos salvación en Cristo mediante su sacrificio en la cruz.

La sexualidad según proverbios

Predicador. Diego Cardona

Hijo mío, pon atención a mi sabiduría y presta oído a mi buen juicio, para que al hablar mantengas la discreción y retengas el conocimiento. De los labios de la adúltera fluye miel; su lengua es más suave que el aceite. Pero al fin resulta más amarga que la hiel y más cortante que una espada de dos filos. Sus pies descienden hasta la muerte; sus pasos van derecho al sepulcro. No toma ella en cuenta el camino de la vida; sus sendas son torcidas, y ella no lo reconoce. Proverbios. 5:1-6

En este episodio, el predicador explica e introduce la perspectiva de proverbios acerca de la sexualidad, y explica que además de ser un tema complejo, es un ídolo de nuestra generación, sin ir muy lejos, basta con observar los medios de comunicación y el énfasis que se le da particularmente al placer de éste y no a la moral o su dirección bajo el precepto de Dios; por otro lado los ídolos son más grande que nosotros, y estarìamos equivocados en pretender luchas contar ellos en nuestras fuerzas, sólo alguien más grande puede derrotarle, y esa es nuestra esperanza en Cristo. En este sentido, el predicador ilustra de manera pragmática en 3 palabras, la sexualidad según proverbios conforme al temor de Dios: Camino, controversia y campo de entrenamiento…

  • La sexualidad es un Camino: (Prov. 2:12, 5:5-6) – La sexualidad es un camino, que puede llevarte a la muerte o a la vida, a una familia o a un vicio. ¿Hacia donde te encamina la sexualidad?, ¿Te ayuda a construir familia, afirma tu matrimonio? y si eres soltero, ¿te esta encaminando para afirmar tu pacto con Dios?, o por el contrario ¿sólo te encamina el placer?

  • La sexualidad es una Controversia: (Prov. 2:16, 7:21)- Y esto tiene que ver particularmente con el argumento moderno que tiene el mundo sobre el sexo y su disfrute, sobre su señalamiento a la búsqueda de placer y a la trivialización del pecado y la moral. Es un discurso que pretende justificar el pecado, y del cual debemos estar alertas porque es engañoso, de allí su controversia con el argumento bíblico, la controversia de una discusión moral que se ha perdido y se ha vuelto técnica: nuestra sociedad se habituó a enseñar a usar un condón o una pastilla de planificación en lugar de enseñar el disfrute de la sexualidad conforme al precepto de Dios que construye familia y no se basa en el placer.

  • La sexualidad es un campo de entrenamiento: La sexualidad es un territorio para afirmar nuestra moral, y es necesario aprender a manejar la tentación, a prevenir situaciones que nos “encaminen” a pecado y encontramos la oportunidad de ser restaurados en Cristo por la manera en la que hemos manejado esta área de nuestra vida.

No esperes el momento de la tentación para decidir ser fiel a Dios, esa decisión se TOMA ANTES!!!, y es una decisión que proviene del temor a Dios, de doblegar mi voluntad y mi deseo por amarle y serle fiel, y oramos a nuestro señor Jesucristo para que la sexualidad no sea un ídolo ni un “barril sin fondo” en el que se busque saciar los vacíos del alma, si no por el contrario que sea un deleite para construir vida y familia, para afirmar matrimonios y nuestro pacto a Dios.