Serie: Para que tengas vida… Hay que permanecer

Predicador: Santiago Benavides
Juan 15

 

Serie: Para que tengas vida… Jesús la resurrección en la vida

Predicador:  Ronald Orozco

Juan 11

Serie: Para que tengas vida… Necesitas creer en Él y venir a Él

Predicador: Carlos Mendivelso

Juan 7

Cómo podemos ver la prosperidad en nuestra vida

Si quieres apoyar nuestra obra puedes hacer tus donaciones aquí donacion

 Predicador: Carlos Mendivelso

Proverbios 3:1-12

Entre la certidumbre de la muerte y la incertidumbre de la vida

sentido-de-la-vida

Si quieres apoyar nuestra obra puedes hacer tus donaciones aquí donacion

Predicador: Carlos Mendivelso

Fecha: Octubre 23 de 2016

Eclesiastés 9

 

Propópsitos de año nuevo

Predicador: Milton Acosta

Fecha: 05 de enero

La gloria que quiero le pertenece a otro

Predicación especial, viernes 4 de octubre

Predicador: Felipe Webb

La historia de Juan el Bautista, en la que se basa este mensaje, nos revela una realidad que confronta con la forma en la que estamos acostumbrados a ver nuestra vida e historia.

Por lo general creemos que la fe es algo que vivimos como protagonistas, que somos las estrellas, que nuestra historia es el centro del plan de Dios, y por eso nos desconcierta el sufrimiento y los sinsentido de la vida. Pero Juan el Bautista nos enseña que nuestra vida, nuestra historia y aun nuestro sufrimiento están en las manos de Dios, Él puede usarlas, y las usa para su gloria, en medio de un plan en el que Jesús es el protagonista, no nosotros.

Temerás y amarás a tu Dios

Predicación domingo

Fecha: 18 de noviembre.

Predicador: Javier Voelkel.

Pasaje: Deuteronomio 6.1-9

…para que temas a Jehová tu Dios, guardando todos sus estatutos y sus mandamientos que yo te mando, tú, tu hijo, y el hijo de tu hijo, todos los días de tu vida, para que tus días sean prolongados […] Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas.

En la naturaleza hay ejemplos de criaturas que saben que hacer en su vida sin ser enseñadas, las aves construyen sus nidos sin asesores o escuela. El hombre es una excepción a esta regla, necesitamos ser enseñados, especialmente en cuanto a nuestra forma de vivir y de relacionarnos con Dios.

A diferencia de las aves, necesitamos una guía que nos enseñe a vivir, nos proteja del mal y nos lleve a Dios. Esa guía es La Palabra, y en ella encontramos algunas claves para relacionarnos con Dios y aprender a vivir en Su Palabra. Algunas de estas son:

  • Guardar La Palabra de Dios implica mantenernos en dos dimensiones: (1) temor y reverencia a Dios, y (2) amar a Dios con todo.
  • Guardar La Palabra significa tenerla siempre en el corazón.
  • Guardar La Palabra significa practicarla y vivirla.
  • Guardar La Palabra implica repetirla, meditarla y enseñarla a otros, pero en especial a los hijos y generaciones futuras.

Yo soy la resurrección y la vida

Predicación domingo

Fecha: 16 de septiembre.

Predicador: Luis Eduardo Ramírez.

Pasaje: Juan 11:1-37.

Entonces Jesús le dijo: —Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí vivirá, aunque muera; y todo el que vive y cree en mí no morirá jamás. ¿Crees esto?

Las palabras de Jesús cuando se declara resurrección y vida son palabras de victoria sobre la muerte y el pecado, al levantar a Lázaro nos da la declaración más fuerte que puede hacer sobre su poder. Con este hecho Jesús nos recuerda una cuantas verdades:

  • Él no solo es Señor para una esperanza futura, lo es también para nuestra vida presente.
  • En Él podemos vivir el presente, confiando en su total control y señorío, aún en lo que no vemos.
  • Él tiene el poder de resucitar, de dar vida, aún a aquello que ya nosotros consideramos muerto.

La puerta a la vida

Fecha: 2 de septiembre.

Predicador: Carlos Mendivelso.

Pasaje: Juan 9.35–10:10.

Yo soy la puerta; el que entre por esta puerta, que soy yo, será salvo. Se moverá con entera libertad, y hallará pastos.

Continuando con la serie de mensajes sobre los yo soy de Jesús hoy se nos presenta a Jesús como esa puerta que conduce a la vida, al Padre.

A través de los pasajes relatados en Juan llegamos a conocer sobre más sobre ese buen pastor que cuida de las ovejas, que realmente se preocupa por darles vida y que con su testimonio marca la diferencia entra los anteriores pastores, “los bandidos” que antes de él sólo robaron y saquearon.